ÁVILA (Francisco Coello, 1864)

La imagen que se presenta es un mapa antiguo de Ávila, ciudad Patrimonio de la Humanidad que forma parte de la comunidad autónoma de Castilla y León. El mapa fue realizado por Francisco Coello en 1864, un cartógrafo y militar español, y fue incluido en el Atlas de España de 1864. En el mismo año que se realizó esta imagen, el poeta Gustavo Adolfo Bécquer escribía lo siguiente sobre la cuidad:

“Casi perdida entre la niebla del crepúsculo y encerrada dentro de sus dentellados murallones, la antigua ciudad, patria de Santa Teresa, Ávila, la de las calles oscuras, estrechas y torcidas, la de los balcones con guardapolvo, las esquinas con retablos y aleros salientes. Allí está la población, hoy como en el siglo XVI, silenciosa y estancada.” 

El asentamiento de la Corte en Madrid, a partir de 1561, impulsó a la nobleza abulense a cerrar sus palacios y trasladarse a la capital, quedando sus posesiones casi abandonadas. Ávila perdió gran parte de su población y languideció hasta que el el siglo XIX sufrió las consecuencias de una tardía industrialización. Entonces fueron instaladas manufacturas de algodón y se llevaron a cabo algunos proyectos de reforma, entre los que llegó a considerarse la demolición de las famosas murallas medievales.

La ciudad está elevada sobre una montaña de granito para una mejor defensa; de hecho es la capital de provincia más alta del país, a 1.131 metros sobre el nivel del mar. Situada junto al río Adaja, afluente del Ebro, y próxima a la Sierra de Gredos, las condiciones del medio le han favorecido sobre todo para las actividades del sector primario.

Ávila está rodeada por una muralla militar románica del siglo XI, que encierra por completo el casco antiguo. Consta de 2.516 metros de largo, 2500 almenas, 87 torreones y 9 puertas; los muros son de 3 metros de grosor y 12 metros de alto. El hecho de que este recinto se conserve prácticamente intacto desde tiempos medievales es una de las razones por las que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

El plano urbanístico es irregular, sin forma definida, con estructuras construidas de forma apiñada, calles estrechas y sin apenas espacios amplios, siguiendo una morfología típicamente medieval. Los principales edificios son iglesias, conventos y palacios. Abarcan todos los estilos, del Gótico al Neoclásico, y a veces dan nombre a  calles y plazas. Los más importantes son la Catedral del Cristo Salvador (1), adosada a la muralla por su cabecera y rodeada de varias casas o palacios señoriales, como el de los Velada, el del Rey Niño y el de Valderrábanos, que tenían asignada la defensa de La Puerta de los Leales o del Peso de la Harina. La Parroquia de San Juan (2), la iglesia de Santo Domingo (3), el Seminario Conciliar de San Millán (12), el Convento de Carmelitas Descalzas (13), son otros edificios significativos. En el centro del casco antiguo también se distingue el Mercado Chico (21), la primera plaza de la que se tienen noticias, de época medieval.

Desde el final de la Edad Media se construyeron arrabales extramuros, es decir, por fuera de la muralla. Las construcciones de estos arrabales estaban directamente relacionadas con las labores de las gentes del campo, aunque también se levantaron edificios religiosos muy importantes, como el convento de dominicos de Santo Tomás. Otros monumentos o lugares importantes son la Plaza del Mercado Grande, la iglesia de San Pedro, el Hospital General y la parroquia de Santiago.  Además, podemos observar parte del recorrido del antiguo acueducto a la derecha del mapa, junto con una gran cantidad de fuentes que señalan la importancia de los surtidores de agua en la época en que se hizo esta imagen, cuando aún no llegaba el agua corriente a las casas.

A lo largo del siglo XX, la ciudad consiguió mantener el equilibrio entre el crecimiento demográfico y una cierta industrialización con su importante patrimonio histórico-artístico. Hoy es una de las ciudades más turísticas de España y recibe un 70% de turistas siendo de origen español. Durante el siglo XXI se ha experimentado una evolución muy positiva de la ciudad respecto al turismo y la hostelería.

Ana Bérchez Leva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *