JERUSALÉN (Konrad von Günerg, siglo XV)

La imagen seleccionada es un dibujo de Jerusalén que se encuentra  en Badische Landesbibliothek, aparece en la obra Beschreibung der Reise von Konstanz nach Jerusalem, conocida como Descripción de un viaje de Constanza a Jerusalén. El autor del libro es Konrad von Grünenberg y recopila sus recuerdos de peregrinaje como caballero de la orden del Santo Sepulcro. Estos dibujos destacan por presentar una perspectiva realista de la ciudad ubicando las edificaciones más importantes y alejando de la ciudad perfecta como se da en el caso de grabados que representan la ciudad en forma de círculos concéntricos. Tomando como referencia la corriente de agua, parece posiblemente ubicar la perspectiva de la imagen con relación al mar muerto, de espaldas al mismo. Situando al autor en un punto entre ambas zonas.

En la morfología de la ciudad está marcada por la línea de fijación ejemplicadas en torrentes que dividen la ciudad. El torrente Cedrón que corre paralelo al monte de los olivos, el torrente de la Gehenna que desemboca en el mar muerto originado un límite natural al crecimiento de la ciudad. En la zona exterior se encuentra el manantial perenne de agua, el Guijón, que junto a En-rogel “Denominada la fuente del dragón”(otro manantial) garantiza provisión de agua durante todo el año. También se puede observar edificaciones en el exterior de la ciudad, pero no casa fuera de la muralla. Esto se debe a que el campesinado vivían dentro de la ciudad y no fuera. Los conflictos  que azotan la zona son incluso anteriores a la  antigua Jerusalén cananea e israelita.

En cuanto a la trama, es irregular y contiene dos vías principales una que sería el recorrido de vía dolorosa (calle principal) que, aunque irregular, conecta la ciudad y la calle del mercado. Se destacan el Santo Sepulcro que contiene la “Rotonda” (es donde se encuentran las reliquias sagradas), la mezquita de Al-Aqsa (anteriormente denominada Iglesia de Santa María) y el Cúpula de la Roca unida al Muro oeste del templo de Salomón (Muro de las Lamentaciones). La ciudad a su vez estaba dividida en barrios que forman la actual ciudad vieja de Jerusalén. El barrio musulmán creció en torno a la explanada con las actuales mezquitas. El barrio judío creció junto al muro de los lamentos. El barrio cristiano creció en torno a la iglesia del Santo Sepulcro, y el barrio armenio creció en torno a la catedral armenia (los armenios son también cristianos). En la actualidad, se desarrollan barrios residenciales fuera de la muralla (como el barrio de Mishkenot Shaananim, edificado en 1860).

Por lo que respecta a la actividad económica, la agricultura se basa en la producción de cultivos como el trigo, aceite de oliva, cebada, uvas con las que se producía vino. Parece que también hubo un importante desarrollo de actividades urbanas, es decir, artesanos (textiles, tintoreros, ceramistas, orfebres), mercaderes y escribas, que se organizaban en gremios. También era un importante centro político y cultural por ser un punto de unión entre las principales religiones. Aparte de un enclave estratégico, se encuentra en la montaña central, que constituye la espina dorsal del país.

Esta ciudad presentaba ocho puertas con historias distintas. Por ejemplo, se dice que por la Puerta Dorada entro Jesús. Por el contrario, los judíos afirman que será la que atravesará su Mesías a su llegada a la tierra. La Puerta de Sión está situada en una de las colinas sobre la que se fundó Jerusalén y de la que proviene «sionismo» aludiendo en un principio al monte Sion y al cabo del tiempo el término pasa hacer referencia a toda la ciudad. Las otras puertas de la ciudad son la de los Leones, la de Herodes, la de Damasco y las de Dung y Yafo (o Jaffa).

Por último, la ciudad presenta tres tipos de murallas: la del templo, las que delimitaban los  barrios y las periféricas. La del templo tenía una función separa étnica. Las murallas que rodean los barrios aseguraban el control de la ciudad y delimitaban las zonas. Tras la dominación  mameluca, los turcos otomanos se hicieron con su control a partir del  año 1517. La  muralla que hoy día rodea  la ciudda vieja y sus puertas fueron construidas aproximadamente sobre el primer tercio del siglo XVI por orden  del sultán otomano Solimán. En cuanto a la importancia religiosa destacar que las tres religiones la reconocen como el lugar del sacrificio de Abraham. Uno de los significados especiales para judíos es atribuir  a Salomón (970-930 a.C.) la construcción del primer Templo judío. Para los cristianos, la ciudad de Jerusalén, es donde transcurrió la última semana de vida de Jesús. En cuanto a los musulmanes se desarrolló uno de los episodios centrales de la vida de Mahoma: el Viaje Nocturno, desde esta ciudad es donde efectúo el ascenso a los cielos hasta la presencia de Alá.

David Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *