PARÍS (Ernest Descals, 1984)

El cuadro escogido es un óleo pintado en 1984 por Ernest Descals, que muestra el edificio del Moulin Rouge en el barrio de Montmartre. Este barrio, cuyo nombre significa “El monte de los mártires”, tiene su origen en la dominación romana, ya que el primer obispo de Lutetia (París) fue martirizado allí. El lugar fue invadido por los rusos durante las guerras napoleónicas, y lo utilizaron en 1814 para bombardear la ciudad, aprovechando su posición estratégica en altura. 

A finales del siglo XIX, el barrio se usó como un área de entretenimiento y de libre circulación, por estar situado fuera de los límites de la ciudad, y se convirtió en la zona más famosa de París hasta fechas bien recientes. Por sus calles rondaban todo tipo de personas, desde mujeres y hombres de mala vida y dudosa reputación, a grandes artistas bohemios y aristócratas que buscaban entretenimiento. Comenzó  a tener fama desde que se construyeron edificios destinados al ocio y a la diversión, como fue este cabaret del Moulin Rouge, de la mano de Joseph Oller y Charles Zidler.

En el siglo XIX, Napoleón III decidió reformar toda la plana urbanística de la ciudad de París, conservándose aún hoy en día. Puso como responsable de este cometido al barón Haussmann. Así se reconstruyeron nuevas fachadas, se creó un sistema de alcantarillado o se sustituyeron los estrechos callejones por grandes bulevares y plazas. Con esta modernización, la urbanística de la ciudad pasó a ser centro de atención para las obras de los impresionistas. Esta remodelación, fue también criticada, ya que tenía un objetivo principal el hecho de hacer calles más anchas para que pudiesen pasar las tropas del ejército.

Se mejoraron y expandieron las estaciones de ferrocarril, convirtiéndose en un elemento fundamental de la iconografía impresionista. Los edificios se modificaron o construyeron basándose en un sistema de alturas, dependiendo de la clase social de cada barrio. Por otra parte, cobraron importancia los espacios verdes. Se diseñaron avenidas, arboladas, paseos y grandes parques, distribuidos por la gran metrópolis. Como dato a destacar, en esta época se puso alumbrado público, convirtiéndose París en la primera ciudad de Europa del momento en tenerlo.

El plano urbano de París, después de todas estas remodelaciones llevadas a cabo durante el siglo XIX y en la actualidad, es radial, conservando la mayoría de las modificaciones hechas hoy en día y Montmartre, se considera hoy en día lugar histórico y turístico. Gran parte de la plana urbanística y morfología y estructura de la ciudad que se llevó a cabo con las reformas de Napoleón y posteriores, se mantiene hoy en día, aunque también ha habido bastantes edificios que han sido restaurados o demolidos a causa del creciente deterioro que han adquirido con los años.

En relación a las funciones de la ciudad, existía una mezcla entre distintas actividades y personas de distinto nivel económico y social, lo cual era visto como un factor positivo para el equilibrio de la ciudad evitando así que se formasen ghettos. Entre 1890 y 1910, la función del barrio de Montmartre, estaba destinada al entretenimiento de la población, mayormente de los hombres, debido a los cabarets que había en la zona. Durante la Segunda Guerra Mundial perdió su esplendor y alegría pero en 1947 se recuperó, a consecuencia de la aparición de Mistinguett al escenario del Moulin Rouge y de esta forma el barrio se volvió a recuperar hasta 1985.

Desde 1984 a la actualidad, la principal función del barrio, ha sido la de destino turístico ya que ha sido declarado distrito histórico y en él frecuentan los extranjeros para visitar, entre otras cosas, la basílica de Sacré Coeur, el Castillo de las Nieblas o el Cementerio de Montmartre. También hay numerosos bares con terrazas y tiendas de souvenirs destinadas, sobre todo, a los turistas. Por otra parte, fue y es lugar de inspiración para grandes artistas como Modigliani y Picasso, donde crearon grandes obras.

Es uno de los grandes destinos turísticos debido a su historia y grandeza de la ciudad, por haber sido el centro artístico y cultural más importante del mundo, mezclando obras de varios tipos de arte como el arte Galorromano, el Románico, Renacentista, Clásico, el Art Nouveau, el Art Déco y la contemporánea,  y por poseer tantas obras arquitectónicas y de arte de gran relevancia.

Laura Álvarez Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *