VALENCIA (Alfred Guedson, siglo XIX)

La ciudad de Valencia, fundada por los romanos, está emplazada justo a la orilla del río Turia para el aprovechamiento del agua del mismo. Aunque se conservan algunos aspectos de su trazado original romano, su morfología es irregular, con calles estrechas características de una ciudad medieval árabe, y está rodeada por una muralla. Todo ello puede apreciarse en este dibujo de Alfred Guesdon, realizado a mediados del siglo XIX a partir de una fotografía aérea tomada por Clifford desde un globo aerostático.

La estructura de la ciudad giraba alrededor de dos plazas, que solo esaban separadas por una pequeña calle. En una de ellas se encuentra la Catedral de Valencia con su famosa torre, llamada el Miquelet. La otra plaza, donde se encuentra el otro gran monumento histórico, es la que alberga la Basílica de la Nuestra Señora de los Desamparados, patrona de la ciudad. Cabe destacar que la estructura de Valencia gira en torno a estos dos edificios religiosos, lo que al igual que en muchas otras ciudades destaca el carácter religioso de la sociedad en el pasado.

Podemos observar que al otro lado de la muralla y en la misma linde del río en la cual se encuentra emplazada Valencia, existen unas extensas tierras que anteriormente servían para la labranza y el cultivo. En 1858 esta zona sirvió de emplazamiento al ensanche de Valencia. El Proyecto General del Ensanche de la Ciudad de Valencia fue realizado por los arquitectos Sebastián Monleón Estellés, Antonino Sancho y Timoteo Calvo.

En la esquina inferior derecha de la imagen podemos encontrar una fábrica, que constituye un símbolo de la industrialización de Valencia, tardía al igual que en el resto del país. El avance de la economía fabril y el crecimiento de la población llevó al derrumbe de gran parte de las murallas para facilitar la ampliación de la misma. Esta industrialización estuvo ligada inicialmente al sector del textil y continuó hasta la década de los setenta del siglo XX, diversificándose en otras áreas como la alimentación, el calzado, la automoción y los servicios portuarios, entre otras.

Comparando esta imagen de la ciudad con la imagen actual, podríamos visualizar grandes e importantes cambios, como la construcción de un nuevo puerto marítimo, la desviación del cauce del Turia para la ampliación de la ciudad, y la construcción de nuevos espacios urbanizados como la Ciudad de las Artes y las Ciencias, erigida precisamente sobre el antiguo cauce del río. 

Juan Pedro Bernal Melenchón
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *