03/05/12

VITORIA-GASTEIZ (Benito Casas, 1838)

 

Esta imagen pertenece al casco histórico de Vitoria-Gasteiz. La morfología de la parte izquierda de la foto, correspondiente a la ciudad medieval, tiene forma radiocéntrica elipsodial adaptada a la colina.  La población se concentra en viviendas apiñadas y calles estrechas. La ciudad se encuentra toda amurallada a orillas del rio Zapardiel. Su función principalmente es defensiva aunque también fiscal para controlar el paso de mercancías y el pago de impuestos. A finales del siglo XVIII se inicia la expansión hacia el sur de la ciudad, que se corresponde con la zona derecha de la imagen.

Las calles del casco histórico se encuentran ordenadas por gremios: Cuchillería, Pintorería, Zapatería, Herrería, etc. Estas calles disponían de unos cantones o calles estrechas que cortan las calles principales, para unir la parte superior con la inferior de la colina. Aún se mantienen así en la actualidad.

En la imagen destacan las cuatro torres de las iglesias más antiguas de la ciudad: San Pedro, San Miguel, San Vicente y la catedral de Santa María. Ejercían funciones religiosas pero también defensivas para los habitantes de la villa.  Dos de ellas servían de lugar de reunión para dos clases sociales enfrentadas: los artesanos y comerciantes liderados por la familia Ayala, en la iglesia de San Miguel, contra los nobles liderados por la familia Calleja, en la iglesia de San Pedro. Otro rasgo característico es que el hospital se encuentra en los alrededores de la plaza, como el Hospital Santiago que está dentro de la Plaza Mayor. Esta Plaza Mayor, actual Plaza de la Virgen Blanca, era el lugar donde se celebraba el mercado. También se realizaban allí representaciones, espectáculos populares y corridas de toros. Este es un rasgo típico de las ciudades medievales y modernas, que utilizaban estos espacios públicos significativos para celebrar este tipo de actividades.

La economía de la ciudad de Vitoria durante la etapa preindustrial se basaba en la artesanía y en los pequeños comercios.  Sus viviendas constaban de varias plantas en las que la baja se destinaba a negocio, la primera el taller y la última, a vivienda familiar. Un menor porcentaje de la población se dedicaba a la agricultura, disponiendo sus plantaciones fuera de la muralla.

 Paula Pérez de Eulate.