MILAN (Georg Braun & Franz Hogenberg, 1572)

Milan.001

La imagen que se presenta de Milán es una de las más de 500 vistas panorámicas y planos que forman la obra Civitates Orbis Terrarum (Ciudades del Mundo). Esta obra de seis volúmenes fue editatada por el topógrafo alemán Branun Georg que junto con los grabados realizados en su gran mayoría por Franz Hogenberg mostraba el urbanismo y la situación en la que se encontraban las ciudades más importantes del siglo XVI y XVII. Concretamente esta imagen sobre Milán pertenece al primer volumen que data del 1572.

Midland o Medelhan fue fundada por los celtas hacia el 600 a.C. Los descubrimientos arqueológicos sobre este periodo se dieron por la zona de puerta Romana donde se hallaron numerosos vestigios culturales de sus asentamientos en la ciudad. Luego pasó a ser conquistada por los romanos hacia el 222 a.C, a la que pasaron a llamar Mediolanum. Su traducción es “tierra del medio” puesto que es una ciudad que se encuentra en el centro de la llanura de Lombardía, rodeada por los ríos de Tesino y Adda, y además porque se sitúa entre los Alpes y los Apeninos.

Fue hacia el siglo III d.C. que Mediolanum por su situación se convirtió en la capital efectiva del Imperio Romano de Occidente, algo que permitió la consolidación de la nueva religión cristiana, época en la que comienzan a construirse iglesias como la de San Ambroggio, San Eustorgio o San Lorenzo Maggiore. La posición de Milan en el norte peninsular la situaba en una posición privilegiada lo cual lleva al emperador Maximiliano a realizar ampliaciones sobre la primera muralla, con el fin de consolidar su importancia como capital. Esta muralla se conoce como la Mura Massiminiane.

En realidad, la ciudad presenta varias murallas como forma de defensa y es que desde sus orígenes ha sido por su situación estratégica objeto de numerosas disputas. La primera muralla interna que se puede ver en esta imagen es la que corresponde a la época mediaval, llamada “Cerchia dei Naivigli”, data del 1156 y poseía 8 puertas que apuntaban hacia los respectivos lugares: Porta Orientale, Porta Romana, Porta Ticinese, Porta Vercellina, Porta Comasina y Porta Nuova, Porta Gioiva y Porta Tosa. Los orígenes de esta muralla comienza en el año 49 cuando los romanos se hicieron con la ciudad, en esta época el trazado de Milán se caracteriza por ser una cuadrícula dentro de un rectángulo, con un fuerte biselado en su parte occidental.

La ultima ampliación tiene luegar en 1156 la cual fue dañada por la invasión de Federico Barbarroja y hasta 1171 no fue remodelado en lo que conocemos como Cerchia dei Navigli. Esta muralla era un foso defensivo con agua lo cual hizo que se convirtiese en un canal que permitía las comunicaciones internas en la ciudad. La continua construcción de la muralla hace que la ciudad se caracterice por su trazado circular. Por tanto responde a una trama radiocéntrica con una expansión radial hasta la segunda muralla.

A finales de la Edad Media y el Renacimiento, la ciudad pasa a manos de la familia Visconti, convirtiendo la ciudad en una ciudad próspera y de riqueza. Bajo el control de Gian Galeazzo Visconti se mandó a construir el Duomo en 1386 según la arquitectura gótica francesa, el mármol de Candoglia con el que se construyo la fachada fue trasladado hasta la ciudad a través de los canales del Naviglio. Muchos fueron los que contribuyeron a sus más de 500 años de construcción entre los que destaca Leonardo da Vinci o Carlo Pellicani.

Pero la construcción más importante fue llevada a cabo por Filippo Maria Visconti, se trata del Castillo de Porta Giovia (el actual Castillo Sforzesco). Este castillo fue destruido en la época de la Republica Ambrosiana (1447-1450) pero cuando este periodo terminó la hija de Filippo Maria se casó con Francesco Sforza, el cual lo reconstruyó en su totalidad.

Durante los años que estuvo la ciudad bajo el dominio del Ducado de Sforza hubo un gran desarrollo económico. Ludovico el Moro (Ludovico Sforza) fue quien promovió el desarrollo de la cultura a todos los niveles, trayendo a grandes artistas a la ciudad; la agricultura es otra de las actividades que promueve a las afueras de la ciudad y la industria de la seda. Es así, como se puede observar en el grabado, como todas las actividades agrícolas se llevan a cabo fuera del primer anillo, donde se ve una construcción estructuración y organización del territorio muy diferente a la zona que va de la primera muralla hacia dentro, donde la construcción responde a un plano irregular en el nucleo central, algo muy característico de la construcción romana.

Bajo el Ducado de Sforza vinieron también las grandes epidemias en toda Europa, por lo que se tiene que construir un lugar donde albergar a todos estos enfermos lo más lejos posible del centro neurálgico de la ciudad, es así como se construye el Lazzareto a las afueras de la segunda muralla.

En 1525 los españoles se hacen con el gobierno de la ciudad tras la derrota de los franceses. Es en esta época cuando se levanta la muralla conocida como Cerchia dei Bastioni (Cerca de los Bastiones) que delimitaba con el centro histórico. Su extensión estaba aproximadamente entre las 730 hectáreas, 11,3 kilómetros de perímetro y con un total de doce puertas.

Por último señalar que gran parte de la Milan que vemos en la imagen quedó destruida tras la Guerra Mundial, pero al terminar Segunda Guerra Mundial la región de Lombardía contribuyó a su reconstrucción y la prosperidad que transformó a Italia, de un país agrícolo y relativamente subdesarrollado, a un líder industrial mundial.

Cristina Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *