SAN FRANCISCO (Thomas Kinkade, 2006)

El autor de este cuadro, titulado “The heart of San Francisco”, es el famoso pintor estadounidense Thomas Kinkade (1958- 2012). El lienzo fue realizado a comienzos del siglo XXI, pero está inspirado en el San Francisco de la década de 1950. En la pintura aparecen el puente Golden Gate, que fue terminado en 1937, y la Torre Coit, que fue construida en 1933, además de los típicos edificios victorianos, que se edificaron durante la etapa de rehabilitación de la ciudad, tras el devastador terremoto de 1906. Algo distintivo de dicha época, y que también aparece en el cuadro, son el tipo de los automóviles característicos de los años 50.

San Francisco se encuentra al Norte del estado de California, en  la costa oeste de los Estados Unidos de América. Se asienta alrededor de una bahía, a unas 400 millas al norte de Los Ángeles, y está protegida por la Cadena Costera de California. Este sistema montañoso es el que configura las peculiares características topográficas que definen a la ciudad de San Francisco. La urbe se construyó entre colinas y sus calles son continuas subidas y bajadas con pendientes en ocasiones muy pronunciadas. Está diseñada sobre un plano octogonal o en cuadrícula, basado en calles paralelas y perpendiculares que forman una especie de damero. El plano ortogonal ofrece algunas ventajas con respecto a otros, como la facilidad de parcelación para la construcción, la división de la ciudad en sectores, y la comunicación inter e intraurbana.

La ciudad fue casi totalmente devastada por el gran terremoto de 1906 y los numerosos incendios que se produjeron a continuación. El encargado de la reconstrucción fue Daniel Burnhan y su plan se basó en el estilo Georges-Eugène Haussmann. Haussmann fue el encargado del plan urbanístico de París durante la época de Napoleón III y fue capaz de convertir una ciudad medieval en una urbe moderna y funcional. El modelo que diseñó siguió un patrón de calles amplias, que permitieran atravesar la ciudad en el menor tiempo posible, junto con una altura controlada de los edificios, para facilitar que llegase luz a todos y pasara el aire con el fin de ventilar y mejorar la calidad de las viviendas.

El cuadro plasma el barrio de North Beach al anochecer. Este barrio bohemio es considerado como un gran escaparate del ocio nocturno de San Francisco. A la izquierda, observamos la iglesia de San Pedro y San Pablo, que es la mayor iglesia católica de la ciudad, y donde se congregan la mayoría de los italianos católicos residentes en la ciudad. También, podemos contemplar que los edificios que aparecen a ambos lados de la calle son de un estilo victoriano característico de la década de 1920. Se caracterizan por ser viviendas unifamiliares de tres o cuatro pisos de altura. En el centro de la pintura, aparece una calle llena de automóviles. Podemos advertir que se trata de la subida de una de las habituales colinas de San Francisco, puesto que está erigido en mitad de un sistema montañoso que condiciona mucho su topografía. Cruzando la calle aparece un tranvía, que es el medio de transporte más típico de esta ciudad. En 1947 intentaron desmantelarlo por su reducido beneficio económico, pero hubo una gran campaña ciudadana en su defensa y finalmente desistieron de su intención. Poco más tarde fue declarado Patrimonio Histórico Nacional de los Estados Unidos.

San Francisco es el centro de finanzas y comercio internacional más importante de la coasta oeste de los Estados Unidos. Esto es debido a que su bahía ha sido continuamente atravesada por navíos, desde la llegada de europeos, lo que unido a su buen sistema de carreteras conectadas por cinco puentes, la convierten en un importante centro comercial y de transportes. El Golden Gate, que es el puente más famoso de San Francisco y se distingue al fondo del cuadro, fue en su momento el mayor puente colgante del mundo. La bahía, continúa sirviendo como un importante puerto internacional.

San Francisco ofrece un gran abanico cultural, desde museos, su orquesta sinfónica y, hasta como se aprecia en la pintura, un músico haciendo su espectáculo en la calle. En la década de los años 50, surgió el movimiento bohemio «Beat», en el barrio de Little Italy en North Beach, lo que ayudó a forjar la identidad cultural y artística de la ciudad.

Lucía Barberá Escolá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *