21/11/12

ESTAMBUL (Sebastian Munster, 1550)

Esta imagen de  Sebastian Munster, perteneciente a Cosmographiae Universalis, representa la ciudad de Estambul a mediados del siglo XVI. La imagen no se orienta hacia el norte sino hacia el oeste. Los principales accidentes geográficos que aparecen en la obra y que condicionaron la edificación de la ciudad son los siguientes. Por un lado tenemos el mar de Mármara, el estrecho del Bósforo y el Cuerno de Oro. El Cuerno de Oro, al norte de la ciudad, es un gran estuario natural conectado con el mar de Mármara y  el Bósforo. Juntos conforman la península en la que se asienta la ciudad de Estambul aquí representada. Esta situación será de gran importancia ya que Estambul es puente de unión entre Asia y Europa y además entre dos mares a través del Bósforo, el mar Negro y el de Mármara (que a su vez está unido al Mediterráneo).

En el siglo XVI Estambul es la capital del imperio otomano. En esta época reina Süleymaniye, apodado el Magnífico, que comenzará a edificar su gran mezquita. El imperio otomano es inmenso y se disputa la supremacía en el Mediterráneo con las potencias europeas. Estambul es un centro comercial de gran importancia pues las rutas orientales llegan a la ciudad y en ella los genoveses y venecianos comercian para obtener especias para Europa.

La evolución urbanística de Estambul desde el punto de vista histórico es muy interesante. La ciudad fue fundada por los griegos (siglo VII a. C) en el lugar donde se asienta hoy en día el palacio Topkapi. En el siglo IV d. C., Constantino refunda la ciudad sobre la original Bizancio. Amuralla el enclave y crea construcciones públicas como los foros y el hipódromo. La arteria principal de la ciudad es la Mese. Teodosio II en el siglo V amplía el complejo amurallado rodeando la ciudad por completo al igual que las costas de toda la península. La ciudad como capital del imperio romano de oriente experimenta un gran crecimiento.

Bajo Justiniano la ciudad consiguió su máximo esplendor. Tras la revuelta de Niké y las conquistas en África y la península itálica, Justiniano decide reconstruir la basílica de santa Sofía, así como acometer nuevas obras. La península está abarrotada de mercados, foros y viviendas. Progresivamente la ciudad pierde esplendor y población debido a la decadencia del imperio bizantino y a las continuas guerras, cruzadas y asedios que sufre la ciudad. Algunos edificios bizantinos son Santa Sofía, santa Irene y otras iglesias.

En el año 1453 Constantinopla es ocupada por el imperio otomano. Los turcos deciden convertir la ciudad en la capital de su imperio, con lo que la ciudad vuelve a repoblarse y comienza una fase de crecimiento descontrolado en el que no se respetan los cánones clásicos en cuanto a las avenidas. La ciudad se divide en trece distritos que comienzan a crecer sin control con lo que aparecen calles y callejuelas y poco a poco las grandes avenidas bizantinas pierden tamaño hasta casi desaparecer a finales del XVI. Además los turcos adaptaron algunas de las iglesias bizantinas convirtiéndolas en mezquitas, también construyeron algunas nuevas como la mezquita de Fatih que podemos observar en la ilustración.

En la imagen aparecen representadas las imponentes murallas que bordeaban todo el enclave. Construidas originariamente por Constantino durante la refundación de la ciudad fueron ampliadas y reforzadas por Teodosio II en el siglo V, convirtiendo la ciudad en uno de los mayores complejos fortificados de la historia.

Debido a su situación Estambul ha sido un gran enclave comercial, la economía giraba en torno al comercio principalmente de productos orientales y especias. Esto influyó en el urbanismo, podemos ver grandes estructuras portuarias como los astilleros navales y también la colonia genovesa de Pera. En ella vivían comerciantes y trabajadores europeos que comerciaban con la ciudad. Consta ésta de sus propias murallas y torres defensivas entre las que destaca la torre de Gálata por el gran espesor de sus muros. Otra estructura relacionada con el comercio es una torre de aduanas a la entrada del Bósforo conocida como torre de Leandro o de la Doncella. En ella se cobraba peaje a los barcos y también servía para defender el estrecho y el Cuerno de Oro.

Otras estructuras representativas de la ciudad presentes en la imagen son las siguientes. La iglesia de santa Sofía, siglo VI, fue construida por Justiniano sobre una antigua basílica; considerada una de las mayores obras arquitectónicas de la historia, fue convertida en mezquita tras la conquista de la ciudad. El Palacio Topkapi (siglo XV), sede del gobierno y residencia del sultán, que constituye un complejo urbanístico de cuatro patios y harén, rodeado de amplios jardines está separado del resto de la ciudad por sus propias murallas. Podían residir en su interior unas cuatro mil personas. Y finalmente, la Mezquita de Fatih (siglo XV), construída sobre la antigua Iglesia de los Apóstoles; no sólo era un edificio religioso, en torno a ella había mercados y madrazas siendo un centro de gran actividad en la ciudad.

Carlos Ignacio Álvarez de Dios