01/05/15

BADAJOZ (Atlas Massé, Siglo XVIII)

2GEO-blog-marcos-jiménez

La imagen corresponde a un plano geométrico de la ciudad de Badajoz y es de autor desconocido, aunque se sabe que fue realizada por algún ingeniero francés. Pertenece a la época histórica de comienzos del siglo XVIII y está recogida en el Atlas Massé (AG) publicado por A. Bonet Correa en 1991.

Ya en la Edad de Bronce aparecen inidicios de un núcleo de población que luego se identificará con la ciudad de Badajoz.  También en la época romana hay vestigios de algunas villas rurales en la zona.  Cuando llegan los visigodos, Badajoz ya era una ciudad fundada como tal, pero no es hasta el siglo X cuando tomará importancia como núcleo urbano, convirtiéndose en capital de un reino de Taifa poco más de un siglo después. Hay textos árabes que indican que su fundador fue Ibn Marwan en 875, y que el lugar que eligió para el asentamiento estaría situado en el fuerte de San Cristóbal. El 19 de marzo de 1230, Alfonso IX de León, conquistó la ciudad al rey musulmán Abenhut. Las guerras civiles castellanas en el siglo XIII y XIV marcaron la vida  de esta ciudad durante la Edad Media. En el desarrollo de Badajoz ha sido determinante su localización geográfica, por su proximidad a la frontera con Portugal, sobre todo con el Alentejo, lo que le convirtió en escenario de numerosos enfrentamientos.

En la imagen se distinguen distintos elementos urbanos como el fuerte de San Cristóbal y el fuerte de la Cabeza del Puente, que se construyen al otro lado del río Guadiana. Desde este último fuerte, sale en Puente de Palmas, que comunica con las murallas de la ciudad. En el siglo XVII, se amplía la zona amurallada siguiendo el sistema creado por un ingeniero militar francés llamado Vauban. El Hornabeque o fuerte de Pardaleras se sitúa entre el cuarto y el quinto baluarte de la muralla. Dentro de la misma se encuentra el casco antiguo separado del viejo castillo o Alcazaba por una estrecha muralla. Los elementos naturales son el río Guadiana y el río Rovilas.

La estructura y el trazado urbano de Badajoz son irregulares y tienen carácter fronterizo y militar. Esto se advierte en el aspecto defensivo de su recinto amurallado, además de haber sido destacamento militar, sobre todo en los siglos XVIII y XIX, estando su espacio urbanístico ocupado por cuarteles y dependencias militares. El Catastro de Ensenada recogía información sobre la población activa, e incluso nos detallaba que el oficio público más numeroso era el de regidores y el oficio privado más numeroso era el de jornaleros.

La población de Badajoz llegó a vivir intramuros hasta el primer tercio de siglo XX. Con el tiempo, esta ciudad dependiente del río Guadiana se ha convertido en punto de encuentro con Portugal. Gracias a su vida universitaria y al crecimiento de la ciudad, ha llegado a ser el lugar más poblado de toda la región de Extremadura. Su gran patrimonio cultural e histórico-artístico hacen que Badajoz sea a día de hoy una ciudad cosmopolita.

Marcos Jiménez Cristóbal