30/04/20

NEUF BRISACH (Sébastien Le Prestre de Vauban, 1697)

Nos encontramos ante un plano de la localidad de Neuf Brisach en Francia, concretamente en la provincia de Alto Rin, en la región de Alsacia. Tiene una extensión de unas 133 hectáreas ocupadas por 1.944 habitantes actualmente. La imagen mostrada fue representada por Sébastien Le Prestre de Vauban, un ingeniero, arquitecto, urbanista y escritor francés, que realizó el plano del mapa en el año 1697 por orden del rey Luis XIV tras la pérdida de Vieux Brisach.

Sébastien Le Prestre marqués de Vauban (1633-1707) fue un ingeniero militar que revolucionó el arte del sistema defensivo e ingeniería de las fortificaciones alrededor de una ciudad. Durante el período de paz entre Francia y Gran Bretaña (1698-1701), Vauban reconstruyó las defensas de Neuf Brisach en Alsacia, lo cual significó la última de las 160 fortificaciones en las que trabajó y una de las más significativas. A lo largo de su carrera desarrolló tres sistemas de fortificación, entendidos como una serie evolutiva en la que perfecciona los sistemas anteriores. El primero de ellos seguía el estilo desarrollado en Italia entre los siglos XV y XVI y conocido como la Traza Italiana, caracterizado por muros bajos y anchos hechos con piedra y arena para contrarrestar los ataques de los cañones franceses. Esto dio lugar al segundo sistema, caracterizado por la implantación de bastiones y revellines, los cuales permitían crear fuego cruzado sobre los atacantes y que dieron lugar a la construcción en forma de estrella. Finalmente, desarrollo el tercer sistema de fortificación de doble cortina defensiva, es decir, ocho torres bastionadas que protegían los muros bajos y anchos construidos anteriormente. Dicho sistema fue utilizado en la reconstrucción de Neuf Brisach.

En 1648 la ciudad de Brisach pasó a estar en manos del rey Luis XIV tras el tratado de Wesfalia, donde se negociaron los problemas fronterizos entre Francia y Alemania. De esta forma, la ciudad se convirtió en la más cercana a la orilla alemana del Rin, lo que llevó a Vauban a fortificar la estructura y crear una nueva fortificación llamada Ville Neuve. Sin embargo, en 1697 Brisach pasó a ser de dominio alemán y se ordenó su destrucción. Esta situación obligó a los franceses a fortificar la orilla del Rin, momento en el que Vauban pone en marcha el proyecto de la construcción de Neuf Brisach (1698), una nueva ciudad enfrentada a la población alemana de Brisach.

Neuf Brisach se trata de una ciudad construida a finales del siglo XVII cuyo concepto de ciudad estuvo influido por ideas del Renacimiento por su trama radio céntrica. Vauban, además, le añadió ciertas modificaciones basadas en principios geométricos y de regularidad en los que lo militar dominaba sobre lo civil. Su morfología urbanística tiene forma octogonal y las calles están distribuidas en el interior de este octógono formando una cuadrícula. En el centro de esta cuadrícula, en la plaza d’Armes, se encuentran las cuatro piezas centrales y más representativas de la población, que son las edificaciones militares (intendencia, el Arsenal, el palacio del gobernador y el alojamiento del mayor y su ayudante), edificaciones de uso público (maison de ville, y penitenciaría), la iglesia (vivienda del párroco y sus propiedades) y el mercado. Sin embargo, a diferencia de otras ciudades fortificadas hasta ese momento, los acuartelamientos están dispuestos alrededor del octógono fortificado sirviendo de vivienda para los soldados al mismo tiempo que protegían la ciudad.

En la zona periférica se encuentra la ciudadela que, además, tiene la función de perímetro amurallado añadido. En los espacios intermedios, dispuestos en manzanas cuadradas, están las calles primarias y secundarias destinadas a viviendas, talleres, almacenes y cultivo. Cabe destacar la anchura de estas calles, con la que Vauban pretendía la posibilidad de crear patios detrás de las viviendas residenciales, mantener medidas proporcionadas en las manzanas y la plaza y la perfecta correlación numérica y geométrica que dotaban a la ciudad de mayor higiene urbana y una adaptación muy precisa de cada espacio.

Todas estas características supusieron un antecedente de cambio de la concepción de modelo urbano, ya que era la primera vez que se atendía a las condiciones ciudadanas y la salubridad e higiene de la población. Sin embargo, esto solo fue la antesala de un cambio, ya que, a pesar de todo, Neuf Brisach era una ciudad poco habitable, donde los espacios no eran lo suficientemente grandes, tenían poca ventilación, escasos espacios verdes y una separación muy marcada entre la población civil y militar, aunque esta situación empezó a cambiar a partir del siglo XVIII. Podemos concluir diciendo que el proyecto de Vauban con esta ciudad representaba la forma más perfecta de ciudad militar unificando todos sus conocimientos e innovaciones sobre fortificación, sin embargo, todavía quedaba algo de camino por recorrer para llegar a la perfección en cuanto a espacio social destinado a habitantes se refiere.

Paloma Álvarez Crespo