VARSOVIA (Bernardo Bellotto, 1773)


Esta obra, recuperada de la Web Gallery of art,  se titula Vista de Varsovia desde la terraza del Palacio Real y fue realizada en 1773 por el artista Bernardo Bellotto, en la propia ciudad de Varsovia. Se trata de un óleo sobre lienzo, perteneciente al estilo Rococó que se encuentra en el Museo Nacional de Varsovia.
En sus comienzos, este artista, también conocido como “Canaletto el Joven”, comenzó a adoptar el estilo y la temática vedutista de su tío Giovanni Antonio Canal. Este se caracterizaba por la representación de monumentos y lugares típicos solos o con la presencia de figuras humanas. Poco a poco recorrió muchos países, hasta que en 1776 se asentó en la ciudad de Varsovia, donde el rey de Polonia II August Poniatowski le ofreció un puesto como pintor de la corte polaca. Bellotto lo aceptó y durante este periodo realizó en torno a veintiséis obras sobre las vistas de Varsovia, la cuales fueron realizadas para su puesta en la suite del Palacio Real. Sin embargo esta pintura no se categorizó en ese grupo. Se deduce que fue pensada para los departamentos privados del rey. Con el tiempo, las obras de Belloto que ofrecen una perspectiva de Varsovia, como esta, fueron utilizadas para la reconstrucción de los edificios de la ciudad dañados por los bombardeos de la II Guerra Mundial.
Varsovia se encuentra en el centro-este de Polonia, concretamente en la región de Mazovia, a las orillas del río Vístula. En ella se pueden encontrar dos formaciones geomorfológicas principales, que son la llanura meseta de morrena y el valle del Vístula con diversos bancales. El rio Vístula divide a la ciudad en dos partes: derecha e izquierda. La parte izquierda se caracteriza por la meseta de morrena y los bancales del río, donde resulta de interés la zona de la Escarpa de Varsovia, situada en el casco antiguo. La parte derecha se corresponde con áreas boscosas de pinos. El río Vístula es uno de los principales ríos de Europa Oriental y se caracteriza por ser el más importante de Polonia; nace a 1220 metros de altitud en la vertiente septentrional de los montes Cárpatos y desemboca en la Bahía de Gdansk (Mar Báltico). Su importancia como arteria de comunicación fluvial permitió el desarrollo económico de la ciudad ya que se convirtió en un camino natural para transportar productos y favorecer el comercio. 
En cuanto a su estructura y representación urbanística, la ciudad presenta un plano irregular, sobre todo en el centro histórico. Allí se encuentra en el barrio viejo, donde converge la calle Krakowskie Przedmiescie con la calle Podwale. Este tipo de plano, como se puede observar, provoca que las calles sean estrechas y la línea recta no es frecuente, lo que suponía un freno importante para el tránsito de vehículos. Además la proximidad entre las casas y los edificios hace que el sol apenas penetre durante el día en las fachadas.
En cuanto al contexto histórico de la obra, en la segunda mitad del siglo XVIII, Varsovia se convirtió en un centro cultural, económico, político y comercial debido a la llegada de la Ilustración. En el ámbito político se desarrollaron ideas, cambios y crecimiento que ejercieron una fuerte influencia en la ciudad. La aparición del sistema bancario, las empresas manufactureras y otras empresas provocaron una base económica firme. Asimismo durante este periodo ilustrativo la población se alteró. El desarrollo de fábricas provocó que el número de trabajadores se incrementase y la clase de los mercaderes, industriales y banqueros se expandiese. Además se produjo una migración rural hacia las ciudades. Todos estos cambios provocaron el desarrollo de la industria de la construcción. A su vez, se produjeron nuevas residencias nobiliarias y la clase media comenzó a construir sus propias casas, que marcaban una diferencia social. Con todo ello, las funciones de la ciudad se configuran en político-administrativas ya que las empresas y los bancos hacen sus gestiones en la ciudad; comercial debido a la repartición de productos entre las diferentes localidades; industrial ya que se empiezan a desarrollar fábricas y cultural y religioso debido a la presencia de multitud de monumentos y centros religiosos.
Por último, en la imagen se aprecian diversos elementos urbanos. El castillo de Lubomirski, también conocido como Palacio Presidencial de Varsovia, es un edificio cuadrilátero con un patio interior rodeado de fortificaciones de piedra, que desde 1643 forma parte de la Ruta Real, utilizada por los reyes para trasladarse de su residencia al Palacio Real. Su construcción original se inició bajo las órdenes del Gran Hetman con el arquitecto Constantino Tencalla. Durante unos años fue la residencia privada de familias aristocráticas y finalmente fue usado como edificio de gobierno.
En cuanto a las iglesias,  la Iglesia de Santa Cruz se construyó a finales del siglo XVII, y es uno de los centros católicos de estilo barroco más significativos, donde se encuentra enterrado el corazón de Frederic Chopin. Por su parte, la Iglesia de las Carmelitas, del mismo estilo que la anterior, fue construida en el siglo XVII y no fue destruida durante la guerra, por lo que conserva elementos originales. A su vez, la Iglesia de San José de los Visitacionistas fue fundada en el siglo XVII durante el reinado de Juan II Casimiro Vasa. También es una de las pocas iglesias que se salvaron de la destrucción durante el levantamiento de Varsovia. Cabe destacar que en su interior se encuentra un órgano que fue testigo de los conciertos que brindó el músico Frederick Chopin. Finalmente la Iglesia de Santa Ana fue construida en el siglo XV y es la iglesia más antigua de Varsovia. En el siglo XVII se le añadió una torre campanario desde donde hoy los turistas pueden observar las vistas de la Ciudad Vieja. Fue destruida y posteriormente reconstruida en diferentes estilos.
Finalmente, el Palacio barroco de Wilanow se sitúa en la parte sudeste de Varsovia y es la estación final de la  Ruta Real. Recibe el nombre de las tierras sobre las que se levantó en el siglo XVII  y que fueron adquiridas por Juan III Sobieski. En sus inicios fue una residencia de la corte o de los habitantes que vivían en el palacio del rey. Actualmente se pueden visitar sus salones con muebles y decoración de diferentes épocas, la Galería del Retrato Polaco así como el extenso parque y los jardines. Por su parte el Palacio Real tuvo origen en el siglo XIV bajo el nombre de Gran Torre. El edificio, consta de tres plantas más el ático y presenta una fachada sobria. Fue concebido como la residencia real oficial, sede del Parlamento y centro cultural y administrativo del país. Fue destruido en dos ocasiones y tras su reconstrucción se abrió al público para su visita. Como curiosidad, cabe destacar que en la imagen, en el muro del Palacio Real se aprecia una escalera con personas, que fue diseñada en 1773 pero nunca llegó a construirse. Además en el centro de la terraza se aprecia una clase de equitación, el cual era el deporte tradicional del lugar.
Laura Díaz-Ufano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *