16/11/12

ROMA (Antonio Joli, Siglo XVIII)

Esta imagen es un óleo sobre lienzo pintado por Antonio Joli en el Siglo XVIII. Se trata de una vista de Roma en la que podemos apreciar el río Tiber, el puente y castillo de Sant’ Ángelo, y la Basílica de San Pedro como elementos más importantes. Fue una de las vistas más populares del pintor, hasta el punto de que la repitió en varias ocasiones. En la imagen, además de estos elementos,  podemos apreciar una serie de barcos que navegan por el río para el transporte de mercancías y personas.

La época de esta pintura es el siglo XVIII, en la que la mayor parte de la actividad constructiva de la ciudad se dedicó a reaslizar  intervenciones de mantenimiento o reforma de edificios antiguos. La ciudad tenía el antiguo Foro y la Basílica de San Pedro como centros neurálgicos, y al igual que en épocas pasadas albergaba una intensa actividad política, económica, social y religiosa. Éste último aspecto es uno de los que mejor ilustra la imagen, al representar la sede de la corte papal y la primera iglesia de toda la Cristiandad, que todavía entonces recibía miles de peregrinos llegados de todas partes del mundo.

La antigua Roma trató de implantar el diseño de las ciudades griegas, convirtiendo el ágora en el foro. Pero la difícil topografía del terreno hizo muy complicado que Roma finalmente adquiriese un plano ortogonal o hipodámico. El núcleo central de la ciudad está constituido por siete colinas, que son la Palatina, el Aventino, el Campidoglio, el Quirinal, el Viminal, el Esquilino y el Celio. Con el objetivo de ordenar la administración del territorio, los urbanistas romanos utilizaron como unidad para estructurar las calles, la Insulae, es decir, la manzana de casas, mientras que los grandes emperadores fueron añadiendo nuevos foros y espacios urbanos para ampliar la ciudad. Urbanísticamente, no obstante, la Roma del siglo XVIII era el resultado de las importantes reformas producidas en muchas plazas y avenidas durante el Renacimiento y el Barroco.

Los principales elementos urbanos que distinguimos en la imagen son los siguientes. En primer lugar el puente de Sant’ Ángelo, anteriormente conocido como Puente Aeliano o puente de Adriano. Fue construido entre los años 134-139 por el Emperador Adriano para comunicar el centro de la ciudad con su mausoleo, luego convertido en el Castillo de Sant’ Ángelo. El puente se encuentra cubierto de mármol travertino y hoy es de uso exclusivamente peatonal. Durante la Edad Media, los peregrinos lo utilizaban para llegar a la Basílica de San Pedro, por lo que también se le conocía como “Puente de San Pedro”. En 1535 el Papa Clemente VII, utilizando los ingresos del peaje que había que pagar para cruzar, construyó las estatuas de los apóstoles San Pedro y San Pablo, a los que más tarde se añadieron los cuatro evangelistas y los patriarcas Adán, Noé, Abraham y Moisés.

En segundo lugar se encuentra el Castillo de Sant’ Ángelo, también conocido como Mausoleo de Adriano. En la imagen aparece situado a la orilla derecha del río Tiber, y a poca distancia del Vaticano. Fue iniciado por el emperador Adriano en el 135, como mausoleo familiar, y fue acabado por Antonino Pío en el 139. Pronto pasó a ser un edificio militar. El actual nombre viene del año 590, durante una gran epidemia de peste en la que el papa Gregorio I vio al Arcángel San Miguel sobre la cima del castillo, significando con esto el fin de la epidemia. Para conmemorar aquel suceso, una estatua del arcángel corona el castillo.

En la actualidad, el castillo está dividido en cinco plantas a las que se accede por una rampa en espiral. Avanzando hacia la parte superior se encuentran estancias que eran residencia papal, decoradas con frescos del Renacimiento y colecciones de armas. En la parte superior se dispone una gran terraza con vistas privilegiadas de la ciudad de Roma. Desde 1277, el castillo está conectado con el Vaticano a través de un corredor de 800 metros de longitud llamado Passetto.

La Basílica de San Pedro, por último, es el más importante templo católico del mundo. Es el lugar donde se encuentra la tumba de San Pedro, apóstol de Jesús, y el primer pontífice. Cuenta con el mayor espacio interior de una iglesia cristiana de todo el mundo. La altura de su cúpula hace que sea un elemento característico del horizonte de Roma. La construcción de la basílica actual empezó el 18 de abril de 1506, finalizando el 18 de noviembre de 1626. Carlo Maderno fue el autor de la configuración actual de la basílica, que tiene  forma de cruz latina, aunque en sus obras participaron artistas muy importantes, como Bramante, Miguel Ángel y Bernini.

En la actualidad Roma es una ciudad de 2.783.000 habitantes, capital de la región de Lacio y del Estado de Italia. Es la ciudad con la más alta concentración de bienes históricos y arquitectónicos del mundo. Su antigua civilización ha influido en la sociedad, la cultura, la lengua, la literatura, el arte, la arquitectura, la filosofía, la religión y el derecho de siglos posteriores. En 1980 fue incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Es la única ciudad en todo el mundo, que posee en su interior un Estado extranjero, la Ciudad del Vaticano.

Jorge Nava Abellanas