14/05/12

LONDRES (Stephen Wiltshire, 2009)

El centro histórico de Londres, formado por los núcleos de la City y Westminster, se sitúa en la orilla norte del rio Támesis. La orilla sur fue ocupada por arrabales dedicados a actividades perseguidas por la ley, como el juego, la prostitución o el teatro. Durante muchos siglos, sólo había un puente que cruzaba el rio y conectaba las dos partes de la ciudad. La imagen presentada aquí es un dibujo de la céntrica plaza de Trafalgar, realizado por el artista Stephen Wiltshire el 9 de mayo de 2009.

En el año 1666 Londres fue arrasada por un gran incendio, que obligó a reconstruir la mayor parte de sus calles y edificios. A raíz de esta reconstrucción la ciudad adquirió una forma ortogonal, con largas avenidas y plazas donde se situaron edificios emblemáticos como palacios, iglesias, monumentos, museos, etc. Las calles fueron orientadas de forma más o menos ordenada hacia el rio Támesis, aunque el plano general siguió siendo irregular, sobre todo en algunos barrios donde el trazado chocaba con barreras de fijación.

Con la industrialización la ciudad creció hasta convertirse en la mayor aglomeración urbana del mundo. En el aspecto urbanístico se construyeron más puentes, se crearon nuevos ensanches y periferias industriales y se hicieron reformas ornamentales en el interior de la ciudad, abriendo plazas y parques. Una consecuencia importante fue la segregación social, plasmada en la diferencia económica y arquitectónica de cada distrito (como ocurre entre el West End y el East End).

Por otra parte, los edificios fueron homogeneizados en altura, de manera que prácticamente no se diferencian entre sí, excepto en el caso de los monumentos más emblemáticos. A nivel artístico, la arquitectura de Londres no se caracteriza por ningún estilo en particular, habiendo acumulado edificios de diversos periodos. Se conservan pocas estructuras anteriores al incendio de 1666, a excepción de la Torre de Londres y algunas iglesias y restos de época medieval. Después del incendio, la ciudad se construyó siguiendo un estilo neoclásico en su mayoría, pero también ecléctico y neogótico.

Londres se divide en la City de Londres y en 32 London Boroughs (municipios londinenses). Estos municipios son la principal forma de administración local y desarrollan muchos servicios cívicos. Por ejemplo, Trafalgar Square pertenece a la City of Westminster. La ciudad en su totalidad acoge una variada serie funciones de producción industrial, comercial, política, administrativa y turística. Históricamente ha sido la capital del Imperio Británico y uno de los puertos más grandes de Europa. Además, es uno de los principales centros de negocios internacionales, y es considerado uno de los puntos neurálgicos de la economía mundial junto con Nueva York, Tokio y París. En Trafalgar Square las funciones más importantes son la turística, por la presencia de monumentos como la National Gallery o la Columna de Nelson, administrativa por la existencia de varias embajadas en sus proximidades, y de circulación de transportes entre el centro y la periferia de Londres.

Javier Mosquera Prieto

 

14/05/12

PARÍS (Ernest Descals, 1984)

El cuadro escogido es un óleo pintado en 1984 por Ernest Descals, que muestra el edificio del Moulin Rouge en el barrio de Montmartre. Este barrio, cuyo nombre significa “El monte de los mártires”, tiene su origen en la dominación romana, ya que el primer obispo de Lutetia (París) fue martirizado allí. El lugar fue invadido por los rusos durante las guerras napoleónicas, y lo utilizaron en 1814 para bombardear la ciudad, aprovechando su posición estratégica en altura. 

A finales del siglo XIX, el barrio se usó como un área de entretenimiento y de libre circulación, por estar situado fuera de los límites de la ciudad, y se convirtió en la zona más famosa de París hasta fechas bien recientes. Por sus calles rondaban todo tipo de personas, desde mujeres y hombres de mala vida y dudosa reputación, a grandes artistas bohemios y aristócratas que buscaban entretenimiento. Comenzó  a tener fama desde que se construyeron edificios destinados al ocio y a la diversión, como fue este cabaret del Moulin Rouge, de la mano de Joseph Oller y Charles Zidler.

En el siglo XIX, Napoleón III decidió reformar toda la plana urbanística de la ciudad de París, conservándose aún hoy en día. Puso como responsable de este cometido al barón Haussmann. Así se reconstruyeron nuevas fachadas, se creó un sistema de alcantarillado o se sustituyeron los estrechos callejones por grandes bulevares y plazas. Con esta modernización, la urbanística de la ciudad pasó a ser centro de atención para las obras de los impresionistas. Esta remodelación, fue también criticada, ya que tenía un objetivo principal el hecho de hacer calles más anchas para que pudiesen pasar las tropas del ejército.

Se mejoraron y expandieron las estaciones de ferrocarril, convirtiéndose en un elemento fundamental de la iconografía impresionista. Los edificios se modificaron o construyeron basándose en un sistema de alturas, dependiendo de la clase social de cada barrio. Por otra parte, cobraron importancia los espacios verdes. Se diseñaron avenidas, arboladas, paseos y grandes parques, distribuidos por la gran metrópolis. Como dato a destacar, en esta época se puso alumbrado público, convirtiéndose París en la primera ciudad de Europa del momento en tenerlo.

El plano urbano de París, después de todas estas remodelaciones llevadas a cabo durante el siglo XIX y en la actualidad, es radial, conservando la mayoría de las modificaciones hechas hoy en día y Montmartre, se considera hoy en día lugar histórico y turístico. Gran parte de la plana urbanística y morfología y estructura de la ciudad que se llevó a cabo con las reformas de Napoleón y posteriores, se mantiene hoy en día, aunque también ha habido bastantes edificios que han sido restaurados o demolidos a causa del creciente deterioro que han adquirido con los años.

En relación a las funciones de la ciudad, existía una mezcla entre distintas actividades y personas de distinto nivel económico y social, lo cual era visto como un factor positivo para el equilibrio de la ciudad evitando así que se formasen ghettos. Entre 1890 y 1910, la función del barrio de Montmartre, estaba destinada al entretenimiento de la población, mayormente de los hombres, debido a los cabarets que había en la zona. Durante la Segunda Guerra Mundial perdió su esplendor y alegría pero en 1947 se recuperó, a consecuencia de la aparición de Mistinguett al escenario del Moulin Rouge y de esta forma el barrio se volvió a recuperar hasta 1985.

Desde 1984 a la actualidad, la principal función del barrio, ha sido la de destino turístico ya que ha sido declarado distrito histórico y en él frecuentan los extranjeros para visitar, entre otras cosas, la basílica de Sacré Coeur, el Castillo de las Nieblas o el Cementerio de Montmartre. También hay numerosos bares con terrazas y tiendas de souvenirs destinadas, sobre todo, a los turistas. Por otra parte, fue y es lugar de inspiración para grandes artistas como Modigliani y Picasso, donde crearon grandes obras.

Es uno de los grandes destinos turísticos debido a su historia y grandeza de la ciudad, por haber sido el centro artístico y cultural más importante del mundo, mezclando obras de varios tipos de arte como el arte Galorromano, el Románico, Renacentista, Clásico, el Art Nouveau, el Art Déco y la contemporánea,  y por poseer tantas obras arquitectónicas y de arte de gran relevancia.

Laura Álvarez Blanco

13/05/12

VALENCIA (Alfred Guedson, siglo XIX)

La ciudad de Valencia, fundada por los romanos, está emplazada justo a la orilla del río Turia para el aprovechamiento del agua del mismo. Aunque se conservan algunos aspectos de su trazado original romano, su morfología es irregular, con calles estrechas características de una ciudad medieval árabe, y está rodeada por una muralla. Todo ello puede apreciarse en este dibujo de Alfred Guesdon, realizado a mediados del siglo XIX a partir de una fotografía aérea tomada por Clifford desde un globo aerostático.

La estructura de la ciudad giraba alrededor de dos plazas, que solo esaban separadas por una pequeña calle. En una de ellas se encuentra la Catedral de Valencia con su famosa torre, llamada el Miquelet. La otra plaza, donde se encuentra el otro gran monumento histórico, es la que alberga la Basílica de la Nuestra Señora de los Desamparados, patrona de la ciudad. Cabe destacar que la estructura de Valencia gira en torno a estos dos edificios religiosos, lo que al igual que en muchas otras ciudades destaca el carácter religioso de la sociedad en el pasado.

Podemos observar que al otro lado de la muralla y en la misma linde del río en la cual se encuentra emplazada Valencia, existen unas extensas tierras que anteriormente servían para la labranza y el cultivo. En 1858 esta zona sirvió de emplazamiento al ensanche de Valencia. El Proyecto General del Ensanche de la Ciudad de Valencia fue realizado por los arquitectos Sebastián Monleón Estellés, Antonino Sancho y Timoteo Calvo.

En la esquina inferior derecha de la imagen podemos encontrar una fábrica, que constituye un símbolo de la industrialización de Valencia, tardía al igual que en el resto del país. El avance de la economía fabril y el crecimiento de la población llevó al derrumbe de gran parte de las murallas para facilitar la ampliación de la misma. Esta industrialización estuvo ligada inicialmente al sector del textil y continuó hasta la década de los setenta del siglo XX, diversificándose en otras áreas como la alimentación, el calzado, la automoción y los servicios portuarios, entre otras.

Comparando esta imagen de la ciudad con la imagen actual, podríamos visualizar grandes e importantes cambios, como la construcción de un nuevo puerto marítimo, la desviación del cauce del Turia para la ampliación de la ciudad, y la construcción de nuevos espacios urbanizados como la Ciudad de las Artes y las Ciencias, erigida precisamente sobre el antiguo cauce del río. 

Juan Pedro Bernal Melenchón
 

13/05/12

ALICANTE (Pere Oromig, 1609)


La imagen data de principios del siglo XVII, cuando el rey Felipe III decretó la expulsión de los moriscos de España. El decreto se puso en práctica primeramente en el reino de Valencia, del que formaba parte el actual Alicante. Fue en 1609 cuando salieron de este puerto los moriscos, al igual que de otros como Denia, Valencia o Vinaroz. Este hecho justamente es el que plasman con exactitud los pintores Pere Oromig y Francisco Peralta en la obra titulada Expulsión de los moriscos del puerto de Alicante, encargada por el Marqués de Caracena, en aquel momento Virrey de Valencia.

Según la orden de Felipe III, los musulmanes que aún vivían en España fueron obligados a convertirse sinceramente al cristianismo, o de lo contrario ser expulsados. Como consecuencia de ello, unas 300.000 personas fueron embarcadas rumbo al norte de África y las tierras de Levante quedaron despobladas. En el caso concreto de Alicante se estima que se marcharon casi la mitad de la población del momento. El ritmo de la producción agrícola descendió y se perdieron una gran cantidad de oficios, saberes tradicionales y técnicas agrarias y de regadío.

La ciudad de Medina Laqant está situada en la costa levantina de la Península Ibérica y se emplaza a los pies del monte Benacantil, a orillas del mar Mediterráneo. Este emplazamiento se debe tanto a motivos defensivos como comerciales. Algunos de los elementos que representan en la imagen este motivo defensivo son la muralla, que cuenta con una sola puerta de entrada y salida a la ciudad (puerta Ferrisa) y cuatro torres de vigilancia, y también la alcazaba, erigida en lo alto del monte Benacantil para una mejor visibilidad de la ciudad y sus al rededores. Estos dos elementos se encontraban unidos entre sí para garantizar un mejor defensa de la ciudad.

La proximidad al mar proporcionó a Alicante, desde época medieval, una importante fuente de ingresos económicos, derivados del comercio de especias y alimentos (frutas, legumbres y vino). Pero ésta no era la única fuente de subsistencia, puesto que también contaba con un activo comercio interno mantenido por los moriscos, que se asentaban a las afueras de la ciudad.

En cuanto a la morfología urbana, cabe destacar el plano irregular que caracteriza a la ciudad, dotada de una trama urbana cerrada y compacta, exceptuando la calle principal (Vila Vella). Esta morfología tiene también una explicación defensiva, ya que los potenciales invasores, al encontrar tal número de recovecos, tardarían más en llegar a la alcazaba y concederían a los habitantes más tiempo para preparar la defensa.

Medina Laqant era una ciudad islámica, por lo que la función religiosa se encontraba también presente y así aparece representado en la imagen. La actual iglesia de Santa María se erige sobre la anterior mezquita mayor, que servía de lugar de culto para los seguidores Islám. Se encontraba próxima a la puerta Ferrisa para que tanto los habitantes que residían tras la muralla como los que no, tuvieran fácil acceso a los rezos. Pero con la llegada de los Reyes Católicos la mezquita pasó a ser un templo cristiano y fue radicalmente trasnformada.

Por último, y como curiosidad a destacar, en la imagen se observa una cara impresa en el monte Benacantil, que siempre se ha considerado icono de la ciudad y es conocida como la “cara del moro”.

Nuria Egea Pérez

 

13/05/12

LONDRES (Franz Hogenberg, 1572)

 Este es un grabado de la City de Londres realizado en el año 1572 por los geógrafos Braun y Hogenberg para el libro Civitates Orbis Terrarum. Esta obra es un gran atlas que recopila más de 500 grabados y descripciones de distintas ciudades europeas, de tal forma que nos permite saber cómo era el mundo en los siglos XVI y XVII.

La City de Londres se asienta a orillas del río Támesis, en el sureste de la isla de Gran Bretaña. Fundada por los romanos como Londinium, en el año 43, siempre ha ejercido un papel dominante a nivel político. En la fecha en que fue realizado este grabado, ya era la capital de la monarquía inglesa y actualmente aquí se encuentra el corazón financiero del Reino Unido. 

La ciudad estaba delimitada por una muralla conocida como London Wall (el muro de Londres), que tenía seis puertas principales: Aldersgate, Aldgate, Bishopgate, Cripplegate, Ludgate y Newgate, las cuales daban acceso a las calles principales de la ciudad. A partir de 1761, debido a las nuevas construcciones de una ciudad emergente, muchas partes de esta murallas fueron destruidas.

Dentro de esta muralla se desarrollaba una ciudad de trazado irregular típicamente medieval, como se puede apreciar en la imagen. En ella predominaban las edificaciones religiosas como iglesias y conventos, de las que sobresalían sus torres y campanarios: la antigua Catedral de San Pablo, St Botolph´s Aldgate, St. Helen Bishopgate, St. Mary Abchurch, Temple Church etc.  En el Gran Incendio de 1666 más de 89 iglesias quedaron destruidas, al igual que cuatro quintas partes de la ciudad. Muchas de ellas fueron reconstruidas posteriormente, como la Catedral de San Pablo, que era originalmente de estilo gótico y tras su reedificación (1676-1710) se convirtió en el emblema del Barroco inglés.

Antes del famoso incendio de 1666 se computaban más de 15.000 casas de habitación dentro de las murallas. Estas casas por lo común eran de madera y por eso se consumieron rápidamente entre las llamas. Después de aquello, los nuevos planes urbanísticos tuvieron en cuenta las necesidades de la población, las viviendas comenzaron a hacerse de ladrillo y cubiertas de pizarra o teja, y los nuevos monumentos embellecieron Londres, convirtiéndola en el centro de la vida social inglesa con sus palacios, sus salones, sus teatros, sus sociedades culturales y sus museos. El crecimiento del nuevo Londres fue en gran parte impulsado con la fundación, en 1694, del Banco de Inglaterra.

Gran parte del Londres actual pertenece a las épocas georgiana y victoriana (siglos XVIII y XIX). Hasta principios del siglo XIX, la capital estaba reducida a los límites de la ciudad romana original, más Westminster y Mayfair, y estaba rodeada de campos, como se aprecia en la imagen de Hogenberg. La industrialización atrajo un creciente número de personas que llenaron estos espacios verdes. Esta rápida expansión causó graves problemas sociales y sanitarios, como la epidemia de cólera de 1932 o la “gran pestilencia” de 1858, causada por el hedor que desprendía el Támesis.

Algunas edificaciones destacadas que se distinguen en la imagen son la Torre de Londres y el Puente de Londres. La Torre de Londres fue construida en 1078 por Guillermo el Conquistador como fortaleza defensiva aunque también desarrolló otras funciones a lo largo de su historia, como palacio real, arsenal, tesorería de las joyas y ornamentos de la Corona, archivo etc. En la época del grabado de Hogenberg su función principal era la de prisión y patíbulo para la ejecución de nobles y religiosos que hubieran traicionado a la monarquía. 

Por su parte, el Puente de Londres es de origen romano y fue el primer puente que se construyó para unir la ciudad con el Southwark. En 1013 el rey Ethelred quemó el puente para evitar la entrada de las fuerzas invasoras del danés Svein Haraldsson. Después de ser reconstruido, fue nuevamente destruido por una tormenta en 1091, y otra vez en 1136 por un incendio. En 1572 el puente ya era de piedra y sostenía un buen número de viviendas, comercios e incluso una capilla, que discurrían a lo largo de el mismo. En la parte sur del puente fue tradición, desde 1305 hasta 1660, colocar las cabezas empaladas de los traidores.

Desde las invasiones escandinavas de la Edad Media, se fomentó el espíritu de empresa y el afán por el comercio. Como resultado de ello, las principales actividades de la ciudad fueron industriales y comerciales. El puerto de Londres fue uno de los enclaves más importantes para la distribución de mercancías y el comercio entre Europa y las Islas Británicas, lo que supuso un progresivo incremento de la población: 100.000 habitantes durante el reinado de Enrique VIII y 500.000 a mediados del siglo XVII. A finales del siglo XIV, no obstante, sirvió de entrada a la terrible peste bubónica. 

En el siglo XVI esta dinámica económica fue reforzada por un poderosa industria textil, a la que se añadió una progresiva centralización política y la expansión del comercio marítimo, establecida bajo el reinado de los Tudor y continuada por los Estuardo. Por esto es importante señalar en este grabado el doble papel que ejercía el río Támesis para la City de Londres: la riqueza de la producción la proporcionaba el asentamiento de la ciudad en la ribera del río, que al mismo tiempo servía de vía de transporte para la comercialización.

Fuera del emplazamiento amurallado de la City se encontraba Westminster. Mientras la zona amurallada era la zona comercial, la zona oeste era el centro administrativo donde se realizaban las funciones de poder. Westminster era usado por las dos cámaras del Parlamento y también era sede de los tribunales de Justicia. Y anteriormente el Palacio de Westminster era la residencia de los monarcas británicos, aunque a partir de 1530 la principal residencia real sería el Palacio de Whitehall.

Actualmente, Londres es una de las ciudades más importantes del mundo y forma una inmensa conurbación. La capital inglesa sigue creciendo, lo que la convierte en una de las áreas metropolitanas más grandes de Europa. A este crecimiento ha ayudado el constante desarrollo de las industrias y las nuevas tecnologías, así como el avance de los medios de transporte. En cuanto a sus funciones, sigue siendo una ciudad comercial y de finanzas, a la que se le añade el factor del turismo como fuente de ingresos.

Gloria Madrigal Aparicio y Marta Serrano Jiménez

 

13/05/12

SALAMANCA (Siglo XIX)

Esta pintura anónima muestra la ciudad de Salamanca a principios del siglo XIX, cuando contaba con unos 15.000 habitantes. Aparece representada como una ciudad medieval cristiana caracterizada por su carácter defensivo, por erigirse sobre un promontorio con el río Tormes de línea de fijación. La ciudad tiene una morfología irregular con calles muy estrechas, debido a un crecimiento sin una planificación previa. Esto puede advertirse en las diferentes alturas de las viviendas y edificios. El centro de este progresivo crecimiento es la plaza de la catedral, que es el elemento arquitectónico más representativo de la imagen.

La actividad principal de los salmantinos era la ganadería y la agricultura, acompañada de talleres artesanos y pequeñas industrias relacionadas de estos sectores. Además de eso, el comercio se convirtió en una importante fuente de ingresos y fue facilitando el crecimiento paulatino de la población.

En la imagen podemos observar el tipo de material utilizado en la mayor parte del patrimonio arquitectónico de Salamanca y sus alrededores, que es la piedra de Villamayor, muy adecuada por su facilidad para ser cortarda y labrada. Esta piedra es extraída de la cantera y, con el paso del tiempo, adquiere una dureza y aspecto muy característicos por su color blanco-amarillento con tonalidades pardo-rojizas, según la proporción de óxidos de hierro que presente. Dicho material se puede apreciar en multitud de edificios emblemáticos de la ciudad, como la Universidad y la Catedral.

La Universidad es seguramente el símbolo de la ciudad de Salamanca. Fundada en 1218, es una de las más antiguas de España y la cuarta de Europa. Está compuesta de varios edificios que se sitúan alrededor de una plaza llamada Patio de Escuelas, que incluye las Escuelas Menores y las Escuelas Mayores, de estilo plateresco. En cuanto a la Catedral, en realidad está compuesta por dos iglesias diferentes, la vieja del siglo XII en estilo románico, y la nueva de los siglos XVI y XVIII en estilo gótico. El lugar donde se juntan la catedral vieja y la nueva, llamado Patio Chico, es un rincón muy conocido de Salamanca, en el que se mezclan los estilos románico, gótico y barroco.

Otro hito urbano que destaca en la imagen es el Puente Romano, que actúa como la vía más importante de acceso a la ciudad. Este puente era parte de la antigua calzada romana denominada Vía de la Plata, que unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica (Astorga). Su construcción tuvo lugar en el siglo I y consta de 26 arcos de medio punto con grandes dovelas almohadilladas, ofreciendo una excelente vista sobre el río Tormes.

Por último, merece la pena citar el Colegio Real de la Compañía de Jesús o Clerecía, que comenzó a construirse en 1617. Fue colegio y residencia de jesuitas durante más un siglo, hasta que fueron expulsados de España. El edificio es de estilo barroco y está dividido en tres partes: el colegio, la residencia y la iglesia, siendo esta última la más conocida. Finalmente, otro elemento arquitectónico que percibimos es la cúpula de la iglesia de la Purísima, que es una iglesia barroca del siglo XVII, con una planta de cruz latina con dos capillas.

Por lo que podemos concluir que estamos ante una ciudad histórica con un legado monumental, histórico y artístico muy rico, con diferentes estilos como el románico, gótico, plateresco y barroco, que hacen de la ciudad de Salamanca un conjunto de saber y belleza arquitectónica.

María Nieves Pedroviejo Tortuero
 

13/05/12

FLORENCIA (Giuseppe Zocchi, siglo XVIII)

 

Esta pintura al óleo fue realizada en la primera mitad del siglo XVIII por Giuseppe Zocchi (1711-1767). Representa la Piazza de la Signoría, que tiene forma de “L” y se sitúa en la parte central de la Florencia romana y medieval. En este lugar se encuentra el Palacio Viejo, a la izquierda de la imagen, que era la sede del poder civil florentino. Fue construido entre los años 1299 y 1314 con una estructura fortificada de carácter medieval, que supuso un modelo para los palacios públicos toscanos construidos posteriormente. El espacio de la plaza es además el corazón de la vida social de la ciudad, como podemos apreciar a través de la incesante actividad humana reflejada en la pintura.

Al fondo, en el centro, encontramos la Logia de la Señoría o dei Lanzi, llamada así porque allí acamparon los Lanzichenecchi en el año 1517. Fue construida entre los años 1379 y 1381 y desde el punto de vista arquitectónico une elementos góticos, como los  pilares de la fachada,  con elementos clásicos  como los arcos. La logia dei Lanzi es un verdadero museo al aire libre, en el que se encuentran varias esculturas de la colección de los Médicis.

En esta plaza también se ubica el Tribunal de las Mercancías, aunque en la pintura no aparece. Se halla más a la izquierda del Palacio Viejo. Esta institución fue erigida en 1359, en el terreno donde estaba el Teatro Romano, para albergar la sede del tribunal mercantil. Por otro lado, podemos visualizar varias estatuas monumentales, como el Marzocco que es un león, símbolo de la ciudad y la Giuditta e Oloferne, una alegoría de la autonomía política de la República Florentina, ambas obras de Donatello. Las dos están situadas frente del Palacio Viejo. También se distingue la Fuente de Neptuno,  diseñada por Bartolomeo Ammannati, cuyo tema principal es mitológico. Delante de esta fuente se situa la Estatua ecuestre de Cosme I de Médici, obra de Giambologna en 1594.

Analizando la morfología y la estructura de la ciudad podemos señalar claramente varias ideas. La ciudad fue fundada por los romanos, y una prueba de ello son las calles rectas que se cruzan perpendicularmente entre sí, rasgo característico de un urbanismo ortogonal o en cuadricula. Las edificaciones son bajas por lo que podemos pensar que las construcciones se desarrollaron en sentido horizontal. Por otra parte, se puede observar que en la plaza se desarrolla un intercambio comercial, lo que le alude al poder económico de la ciudad. Esto era debido a  que se encontraba entre las rutas más importantes de comercio, tanto marítimo como terrestre. Pero también está relacionado con la prosperidad de la banca y las finanzas sucedido desde finales de la Edad Media. Además, se puede percibir en el centro de la imagen  lo que parece una  representación pública destinada al ocio de los habitantes.

Gracias a los descubrimientos arqueológicos practicados a partir de 1974, se ha podido establecer que las primeras actividades de esta plaza se remontan al Neolítico y, que además, la plaza componía una zona importante de la ciudad romana. En el siglo X comenzó un proceso de reconstrucción urbanística que, más tarde, sería demolida para construir la plaza definitiva. Esta plaza comenzó a asumir la forma actual cerca del año 1268,  tras la victoria de los güelfos en la batalla de Benevento, a consecuencia de lo cual demolieron las casas de los gibelinos, derrotados de la batalla. El Palacio de la Signoría fue una construcción contemporánea a esa reforma, transformándose así la plaza en el centro de la vida política ciudadana, en antítesis con el centro religioso de la Piazza del Duomo. 

Posteriormente, en el siglo XIV se creó la Logia de la Señoría para las ceremonias públicas, y el Tribunal de las Mercancías para solucionar las discusiones de tipo civil y comercial. Esta plaza se convertiría en sede del poder civil y fue escenario, además, de ejecuciones públicas. La más importante de ellas fue la del 23 de mayo de 1498, cuando el predicador Girolamo Savonarola fue colgado y quemado por herejía (hay una placa frente a la Fuente de Neptuno que recuerda este hecho). Actualmente, es un espacio urbano con importantes funciones turísticas, comerciales y de ocio, en el que se celebran ceremonias y juegos como la Fiesta de San Juan, el 24 de Junio.

Álvaro Piñonosa Morales

 

13/05/12

LÉRIDA (Anton van der Wyngaerde, 1563)

Lérida se encuentra situada en lo alto del Cerro Turó y está parcialmente rodeada por el rio Segre. El estudio de este rio es clave para entender el desarrollo de la ciudad, ya que ha supuesto una barrera histórica que le ha impedido un mayor crecimiento en la orilla opuesta al cerro y que ha forzado, debido a varios desbordamientos, a la reconstrucción de algunas de sus zonas lo largo de su historia. En el siglo XVIII, para evitar estos destrozos, se decidió construir La Banqueta, que es un muro colindante al rio que evita los desbordamientos.

Del casco urbano, la zona más antigua es el barrio de la Suda, en torno al cual parece haber crecido el resto del centro de la ciudad de una forma radio-céntrica, e irregular al mismo tiempo, como es típico de todas las ciudades medievales. Las zonas más nuevas, como el ensanche, y las que han sido rehabilitadas recientemente, como el Cappont, están formadas por un conjunto de calles perpendiculares que se cruzan entre sí, formando planos de distribución rectangular.

En el Cerro Turó, se asentaba la zona noble de Lérida como bien indican las edificaciones más emblemáticas de la ciudad, que son la Catedral de la Seu Vella y el Palacio de la Suda. En las estancias del palacio se alojaba el rey y en la catedral tenían lugar los oficios religiosos, sin embargo, debido a la situación estratégica del cerro, ambos fueron utilizados con fines militares desde 1707 hasta 1942, año en el que se inician sus rehabilitaciones.

En el año 1300, se fundó el Estudi General de Lérida que se encargaba de la formación del clero y que es el germen de lo que son las universidades en la actualidad. Cerca del Estudi General, estaba la iglesia de Sant Martín, donde se celebraban los actos académicos y con la que formaba, junto con el resto de alrededores de la zona, un barrio universitario al que llegaban estudiantes de toda la Corona de Aragón.

En el siglo XIII, llegó una gran afluencia de inmigrantes provenientes muy especialmente de Francia, que impulsaron la industria y el comercio. Los oficios de estos eran tales como tejedores, curtidores y cerrajeros aunque por encima de todos destacaban los de la industria textil. De esta forma, se gesta el Mercadal, que estaba en el antiguo barrio de Santa Magdalena y que supone el origen de lo que es actualmente conocido como el eje comercial de Lérida.

Entre el río y los famosos huertos de Lérida se encuentra el arrabal del Cappont, que nació cuando el puente que cruza el río fue construido. Este arrabal estaba poblado por los sarracenos que se quedaron después de la reconquista de los cristianos.

Por último en la meseta de Gardeny, se alza el Castillo de Gardeny que debido a su situación estratégica ha albergado entre sus muros a brillantes estrategas, tales como Julio Cesar. Posteriormente, tras la reconquista, es entregado a los templarios a modo de compensación por su participación activa en la reconquista de la ciudad. De esta forma,  el castillo se convirtió en uno de los principales centros de operaciones de la Orden de los Templarios.

Miguel Ángel Álvarez Carmona

13/05/12

VISBY (Franz Hogenberg, 1598)

Este dibujo forma parte de la colección de 363 láminas a color de los estudios de planos urbanos, panorámicos de ciudades y mapas de Europa, Asia y Centroamérica, realizados por los geógrafos Braun y Hogenberg. Esta colección fue llamada Civitates Orbis Terrarum y se publicó entre los años 1572 y 1617. La imagen representa la ciudad sueca de Visby, que fue fundada alrededor del año 897 en la isla de Gotland, en el Mar Báltico. 

Su situación era privilegiada y, tras su vinculación a la  Liga Hanseática, actuó como un enlace estratégico que permitía unir comercialmente Alemania con Rusia. Durante el período vikingo, Visby empezó a asumir el carácter de zona urbanizada, y al final del siglo XI prosperó gracias a un lucrativo comercio con productos rusos, dirigidos hacia la Europa Occidental. En 1361 la ciudad fue conquistada por el Rey Veldemar Atterdag de Dinamarca, y mas adelante fue saqueada por los Hermanos Victual, piratas que navegaron por el Báltico. En 1411, el Rey Eric de Pomerania construyó un castillo y se estableció allí por un período de doce años. Durante esa época Visby fue un nido de piratas y el comercio se interrumpió. Fue entonces cuando la ciudad sufrió los incendios de su catedral y otras iglesias, exceptuando la de Santa María. No fue hasta 1645 cuando la ciudad fue nuevamente conquistada por los suecos, después de 300 años de ocupación danesa. A mediados del siglo XVIII se hicieron algunos intentos por mejorar el nivel de vida de la población, y que Visby recuperara su apogeo comercial. Pero esto no sucedió hasta el siglo XIX, gracias al desarrollo de su industria portuaria.

La estructura de la ciudad se distingue con claridad. Las edificaciones se concentran junto al puerto, donde se desarrollaba la actividad comercial. El trazado de las calles es rectilíneo en algunos puntos y más irregular en otros. Visby posee una de las murallas mas largas de Europa, llamada ringmuren. En el siglo XIII, los ciudadanos comenzaron a construir un muro de 6 m de alto, con 29 torres de defensa de entre 4 y 6 pisos, que finalizaron alrededor del 1300. La parte más antigua, llamada Kruttornet (la torre de la pólvora) es algo anterior, del año 1166. Del resto de las torres, se conservan todavía 9 en optimas condiciones. Lo más curioso de esta muralla es que las partes más fuertes del muro fueron construidas para protegerse de los ataques de los campesinos y no de los ataques del lado del mar.

Dentro de la ciudad podemos observar una gran variedad de iglesias de diferentes formas arquitectónicas, por la diversidad religiosa y cultural que una ciudad comercial como Visby favoreció. La mayoría, no obstante, son de estilo barroco. La iglesia que mejor se conserva es la de Santa María, construida en el siglo XII. Constituye una de las estructuras mejores conservadas y con mayor valor artístico de la ciudad, originalmente románica y luego reformada en el barroco. Sus torres coronadas con cúpulas de madera son muy llamativas y todavía se conservan en buen estado.

Sergio Raez Sánchez

13/05/12

CRACOVIA (M. Wolgemut – W.Pleydenwurff, 1493)

Este dibujo realizado por por Michael Wolgemut y Wilhelm Pleydenwurff representa la ciudad de Cracovia, antigua capital de Polonia hasta finales del siglo XVI. Cracovia está situada en el sur de Polonia,  en lo alto de una zona rocosa  circundada por el río Vístula. Durante la Edad Media se dividía en tres zonas muy diferenciadas: la zona central de la ciudad donde se desarrollaban la mayor parte de las actividades comerciales, la colina de Wavel y el núcleo medieval de Kazimierz.

Cracovia muestra un trazado de calles más o menos ordenado ya que todas ellas parten del centro histórico, en concreto desde la Plaza Mayor. No obstante, su morfología es irregular y el caserío está apiñado, como corresponde  a su desarrollo durante la Edad Media. Por otra parte, cabe destacar que su patrimonio urbano es de gran importancia, con castillos, iglesias, la catedral o la misma plaza mayor, que fue en su momento la más grande de Europa.

Toda esta riqueza urbanística se debe a que sobre, todo durante la Baja Edad Media, Cracovia se erigió como una de las ciudades más importantes de la época, ya que por ella pasaban las grandes rutas comerciales entre Rusia y Occidente, además de convertirse en la sede de un próspero obispado y consagrarse como ciudad de las ciencias y de las artes. Todo ello propició la construcción de importantes edificios que muestran lo que fue esta ciudad en tiempos pasados.

En conclusión podemos decir que Cracovia durante el periodo medieval fue una de las ciudades más importantes en aspectos administrativos, culturales, científicos y sobre todo religiosos y comerciales.

Víctor López Montero