14/05/16

VIENA (Carl Graf Vasquez, 1830)

1GEO-blog-lajarin-jimenez

Este plano representa la ciudad de Viena todavía amurallada en el año 1830. Fue elaborado por Carl Vásquez (1798-1861), un oficial y cartógrafo austriaco que realizó importantes planos de la ciudad, tales como, por ejemplo, el “Plano de situación de la capital y residencia de la ciudad imperial de Viena”, así como otros planos detallados de los antiguos distritos. Viena es una ciudad de Europa central, capital de Austria, situada a orillas del Danubio y al pie de la cordillera de los Alpes. Podemos decir que es una de las capitales más antiguas de Europa y cuenta con un importante patrimonio histórico-artístico.

Viena fue fundada hacia el año 500 a. C por tribus de origen celta, quienes la nombraron Vedunia, es decir, “arroyo boscoso”. Posteriormente fue habitada por los germánicos y más adelante por el Imperio Romano, quienes la llamaron Vindobona o “ciudad blanca”. El Danubio servía de frontera natural entre el mundo romano y los barbaros pero, además de sus funciones defensivas, el río adquirió una importante función comercial y de comunicación. En la imagen que vamos a comentar se puede apreciar cómo era el plano de Viena hacia el año 1830. En aquella época, Viena había sido conquistada por Napoleón Bonaparte y se encontraba en fase de recuperación. A partir de octubre de 1814 se convirtió en la sede de una gran conferencia internacional llamada el Congreso de Viena, que tenía como objetivo restablecer las fronteras de Europa y reorganizar la política de las principales monarquías del Antiguo Régimen. Como consecuencia del congreso, Austria recuperó sus posesiones en los Balcanes, Lombardía y el Véneto, perdidas durante las Guerras Napoléonicas.

Podemos decir que Viena tenía una estructura acorde a la muralla, y en su interior se encontraba la ciudad, dividida en cuatro barrios o zonas denominados Schottenviertl, Wimmerviertl, Karnthervierl y Stubenviertl; cada uno de ellos está representado con un color diferente. La morfología o trazado que vemos en el plano es de tipo irregular, ya que la ciudad no presenta un esquema diferenciado, y las calles están todas ellas cruzadas, sin tener un esquema fijo. En el centro encontramos una plaza, la plaza de Graben la cual era el punto neurálgico de la ciudad, y alrededor de ella se fueron construyendo los edificios. Además de esta plaza, podemos encontrar que había muchas más, como por ejemplo, Burgplatz, Am Hof, la plaza de San Esteban, la plaza de Juden… Estas plazas servían como espacios abiertos para el encuentro social, el intercambio comercial, el ocio o incluso para actividades de representación pública. También vemos numerosos jardines como el “Volksgarten” que significa jardín del pueblo, que ostentaban fuciones de recreo y esparcimiento. Además, también encontramos señalados varios mercados, como el mercado de Neu y el mercado de Hoher. Para aquella época ya había muchos edificios importantes en la ciudad, como la catedral de San Esteban, que data del siglo XII y es de estilo gótico. Asimismo, se distinguen varias avenidas como, por ejemplo, Herrengasse y Kamtner Strasse, la cual iba desde la plaza de San Esteban hasta la muralla.

Finalmente podemos añadir, que al centro histórico de la ciudad hoy en día se le llama Innere Stadt, y ocupa todo lo que se encontraba en el interior de la muralla. El espacio que dejo la muralla, al ser derrumbada, hoy en día se llama el Ring, y es una ronda o anillo de circunvalación del cual salen diversas vías radiales que van hasta el Gürtel, que sería el ensanche de la ciudad. Seguido del ensanche ya se encuentran los barrios periféricos con las industrias de transformación. Dicho ensanche podemos decir que ya es de finales del siglo XIX y principios del XX, el cual se desarrolló a partir de la demolición de la muralla.

Raquel Lajarín Jiménez

 

29/04/16

VIENNA (George Braun & Franz Hogenberg, 1617)

IMAGEN

This image belongs to a collection of engravings of urban plans entitled Civitates Orbis Terrarum, published by Georg Braun, a German geographer and cartographer, and Franz Hogenberg, a German painter and engraver. This work was conducted between 1572 and 1617, just before the extensive devastation caused by the Thirty Year’s War. This great city atlas eventually contained 546 prospects, bird-eye views and map views of cities from all over the world. Among them we can admire this representation of the imperial capital of Austria, Vienna.

Vienna is placed on the riverside of the Danube river, in the oriental part of Austria. The river connects Central Europe to the Black Sea and has been used as a natural border many times throughout history. Concerning its specific geographical location, Vienna is in the Valley of the Vienna Woods, at the foot of the foothills of the Alps. The appearance of the city seems to be irregular, though we can see zones on the bottom left that looks like orthogonal. The property consist of medieval core, a former military Roman camp. Its remains stills visible in the urban medieval fabric of streets and alleys. In the 12th century, the urban development expanded beyond the Roman defences, which were demolished. The walls of the medieval city surrounded a much bigger area and were reconstructed after the Ottoman conflicts in the 16th and 17th century. The urban and architectural qualities of the Historical Centre of Vienna give exceptional testimony for a constant exchange of values along the second millennium.

Concerning the buildings inside the city, they show the big changes that the city of Vienna experienced from the Middle Ages to the Renaissance, as the Baroque period had not begun yet. This bird-view is considered to be one of the principal historical sources to know the appearance of the Gothic architecture of the city. Supposing that the monastic complexes and churches were generally constructed of stone, the residential neighbourhoods were of wood and suffered frequent fires. Out of the wall there are also houses, which is typical of the cities of the Modern Age because the medieval hulls were insufficient. The cities incorporated squares, gardens, sewerage, paving, etc. in their streets. The biggest and more significant streets were placed downtown, around important elements, as St Stephen’s Cathedral.

Thus, the interior of this city contains a number of medieval historic buildings, including the Schottenstift (the oldest monastery in Austria), the churches of Maria am Gestade (one of the most emblematic Gothic structures), Michaelerkirche, Minoritenkirche and Minoritenkloster. Saint Stephen Cathedral is dated between the fourteenth and fifteenth centuries, and clearly dominates the picture. It is crowned by a needle-shaped tower (Steffl), built in Gothic style, which is one of the most important religious symbols of Vienna.

Regarding the social activities, in the town centre there is a square where it is very possible that people devote to trade among other activities. Just outside the walls there are different groups of population: people at the top of the image seems to practice animal husbandry or trade. As we go down to the left, we can see men carrying goods. Then we stumbled upon the “Fort Boarium”, or the pork market of Vienna; and below we can see some passenger cars pulled along by horses. In the foreground we can see a large number of people carrying things and some of them look like being warriors. In the river we can see many boats, some fishermen and other merchants, because the salt trade was an essential activity at that time; although there are people who walk by crossing the bridges they had. The boats were made of wood to the edge that is on the right. At the top right, we see a line of people waiting to enter into the city, so we assume they were new immigrants in Vienna. The landscape in the surrounding area is formed by green plains, so we can deduce that agricultural activities are practiced. In the background of the image we can see a few mountains; on the other hand, in the foreground there is a river. The nearness of this one offers to the city supply of water and fish, and provides a trade route. We cannot forget that access to raw materials is essential in order that a city could develop correctly.

The imperial family Habsburg reigned in Austria and other Central European countries from 1278 to 1918. The struggles between Catholics and Protestants (Habsburg defended Catholicism) and the Turkish threat overshadowed the political life of Austria in the 16th and 17th centuries. The Peace of Westphalia (1648) and the Peace of Carlowitz (1699) ended, respectively, to both problems and consolidated the position of Austria as a European power. The Habsburgs made the city their capital from 1556 and its importance was enhanced with the expansion by the valley of the Danube. It became a core of European Baroque thanks to the construction of major architectural works and musical creations (from the 16th century, Vienna has been universally recognized as the musical capital of Europe).

Olga Arriero Gallego

11/05/12

VIENA (Bernardo Bellotto, 1760)

Esta obra, que en la actualidad se encuentra en el Kunsthistorisches Museum de Viena, se titula Vista de Viena desde el Belvedere y fue realizado hacia 1760 por Bernardo Bellotto para la emperatriz María Teresa. Es un óleo sobre lienzo de 135 x 213 cm que se enmarca dentro del género denominado vedutismo (del vocablo italiano “veduta”, que significa “vista”). Se trata de imágenes de carácter paisajístico urbano que reproducen con gran minuciosidad los detalles y hacen un uso cuidado de la luz y los colores. Este género es típico del Settecento italiano (siglo XVIII), aunque se dió por toda Europa. El cuadro fue un encargo de Eugenio de Saboya para la emperatriz Maria Teresa.

El autor, Bernardo Bellotto (Venecia 1721- Varsovia 1780), aprendió el oficio de pintor con su tío -a la sazón, uno de los mayores exponentes del vedutismo- Giovanni Antonio Canal “Canaletto” (1697-1768). Tras residir y trabajar en diversas ciudades italianas, hacia 1750 comenzó a ser considerado como uno de los mejores paisajistas del siglo XVIII. Las vistas de capitales europeas que realizó, entre las que se encuentra la obra analizada, constituyen una importante fuente de información histórica, debido sobre todo a la fidelidad y minuciosidad con que Bellotto retrataba los paisajes y edificios.

La perspectiva  que nos proporciona el cuadro, cercana a la horizontal del suelo, nos permite comprobar cómo la ciudad se asienta en una zona sin grandes desniveles. En este caso, la imagen parece haber sido realizada desde el palacio Alto Belvedere. La construcción del barroco conjunto del Belvedere entre los años 1714 y 1723, así como otras obras arquitectónicas de la importancia de la iglesia de San Carlos Borromeo, o la de las monjas Salesas -también llamadas Visitandinas-, cambiaron parcialmente la fisionomía de la ciudad, gracias al impulso que Eugenio de Saboya proporcionó a la misma. En aquella época, se encontraba allí la residencia del emperador, y eso se tradujo en un florecimiento artístico de Viena.

En 1781, el palacio Alto Belvedere sufrió un cambio de uso. Gracias al interés de la emperatriz María Teresa por el Absolutismo Ilustrado, que buscaba poner el arte a disposición del público para incrementar su nivel cultural, el palacio pasó a convertirse en uno de los primeros museos de libre acceso en del mundo, albergando lo que se vino a llamar la Colección Imperial.

La perspectiva no permite contemplar las murallas de la ciudad, que fueron construidas en 1237 y permanecieron en pie hasta 1857. Los constantes refuerzos de las mismas permitieron a la capital austriaca salir airosa de numerosos asedios a lo largo de los siglos. Las pequeñas poblaciones que se situaban alrededor de la muralla, en cambio, sí cayeron ante los ataques enemigos. Tras la destrucción de estas poblaciones, a finales del siglo XVII comenzaron a construirse palacios con jardines en los terrenos extramuros que habían quedado desocupados, y fue precisamente allí donde se construyó el Belvedere, que ha permanecido en perfectas condiciones hasta nuestros días, y que constituye hoy una de las principales atracciones turísticas de Viena.

En sus orígenes, Viena fue una villa romana que se estableció a orillas del río Danubio. El desarrollo de la ciudad viene marcado por dicho río, que se encuentra al Este de la misma, y por las murallas, que propiciaron que existan dos zonas diferenciadas. En el interior, nos encontramos con  avenidas barrocas de trazado regular y gran cantidad de edificios importantes, mientras que en la parte exterior de lo que fueron las murallas, ahora una gran avenida denominada Ringstrasse, la ciudad parece desarrollarse en forma radial con respecto a dicha avenida.

Loli Casco Bris