14/04/14

CÁDIZ (Juan José Puebla Ronquillo, 2009)

CADIZ

This image presents a current view of the cathedral of “Santa Cruz sobre el Mar” in the Spanish city of Cádiz, and it was painted by Juan José Puebla Ronquillo on 24th March on 2009. This city is located in the south of Iberian Peninsula, and it belongs to the Community of Andalucia. It is bathed by the Atlantic Ocean and it is divided in two parts, the “Vendaval” sea, in which the touristic activities are developed; and the Bahía zone, where are developed the commercial and industrial affairs. Cadiz is considered an isthmus because it connects only one side with the rest of the Peninsula.

The urban layout of Cadiz presents a different morphology. It is possible to distinguish an old quarter that presents an irregular organization, in which is located the famous neighborhood called “El Pópulo”, but the rest of the city presents a regular plan. The XX century area extending beyond the “Puerta de Tierra”, presents an orthogonal layout too. The town was surrounded by a city wall built in the end of the XVI century. Its most important gate, that was used as the main entrance to the old quarter, is called  “Puerta de Tierra” and divides the city center and the new area. They built the city wall to protect Cadiz against a number wars that happened near around because of its economical importance. Besides, it was necessary to control the entrances of the city for fiscal reasons.

Cádiz is an important city because of its old Phoenician origins, and the cultural footprint of the different people who lived there. As a consequence, there is a lot of monuments, churches, gardens and squares. The main thing we can distinguish in the picture is a promenade known as “Campo del Sur”, that leaves on the left hand the Atlantic Ocean, and it is compared with the “Malecón” from Havana (Cuba). At the top of the image we can appreciate the cathedral of “Santa Cruz sobre las Aguas”, also known as “New Cathedral”. This religious monument is called this way because it is compared with de “Old Cathedral”, which is a smaller temple near around that was ordered to be built by King Alfonso X El Sabio. Nowadays it is very modified and used only as parish church. Taking a closer look on the right hand of the cathedral, we can appreciate the “Puerta de Tierra” limiting the old quarter.

The “New Cathedral” is located in the center of Cadiz, near the sea.  Its construction was started by Vicente Acero in the XVIII century, in 1722, but the construction was very slow, and it didn’t stop until 1832, without being entirely completed. The last author that supervised the job was Juan Daura. It was decided to build a new cathedral because the first one was damaged, and they wish to have a remarkable monument. The long length of the construction process, 116 years, brought into play several styles (Baroque, Rococo and Neoclassical above) and different materials.

In conclusion, we can comment that nowadays Cadiz is a city more highlighted for touristic activities than maritime trade. The good climate, the antiquity of its old quarter, and the number of attractions bring a lot of people every year.

Lourdes Rivero Díaz.

 

14/05/13

CÁDIZ (siglos XVII-XVIII)

En la imagen observamos un grabado de la ciudad de Cádiz, que data de finales del siglo XVII o principios  del siglo XVIII.  La ciudad de Cádiz se encuentra situada al sur de la Península Ibérica.  Está bordeada al suroeste por el Océano Atlántico y al sureste por el Mar Mediterráneo, lo que ofrece a dicha ciudad una posición estratégica significativa tanto para el comercio naval como para la defensa militar. Asimismo, se encuentra unida a la isla de León por un istmo, una porción de tierra que comunica una ciudad con otra. Por otra parte, Cádiz limita al norte con las provincias de Huelva y Sevilla, al este con Málaga y al sur con el estrecho de Gibraltar.

El aspecto de la ciudad es heredera de las estructuras romana, medieval e islámica. Formaba históricamente un cuadrilátero y se encontraba entre dos barrancos, rodeada por una muralla almenada que los protegía de asaltos desde el mar.  Por otro lado, se podía entrar a la ciudad a través de tres puertas: la Puerta del Mar, la Puerta de Tierra y la Puerta de la Rosa.

En el norte estaba situada la Puerta del Marque es la principal por la que se accedía a la zona portuaria, y estaba flanqueada por dos cubos. A principios del siglo XVII se construyó ante ella la capilla de Nuestra Señora del Pópulo, dándole el efecto de pasadizo en la actualidad. En el flanco oriental de la ciudad se hallaba la Puerta de Tierra, que fue el único acceso a Cádiz por tierra. Separaba el casco histórico de la zona más moderna de la ciudad construida posteriormente. La última puerta es la  Puerta de la Rosa, situada en la parte oeste de la ciudad, emplazada al lado de la explanada que en el futuro se convertiría en la Catedral de la ciudad. Asimismo, también debemos comentar que la parte sur no se amuralló debido a que se consideró imposible el acceso a la ciudad debido a los arrecifes.

Los factores que han influido en la morfología urbana del casco histórico y que han dejado huella en el plano son las condiciones derivadas de la insularidad, las variaciones de nivel del mar provocadas por las mareas y la disposición de las defensas construidas para asegurar la supervivencia de los gaditanos. En el interior del casco hay muchas calles de trazado rectilíneo y uniforme que delimitan manzanas de gran tamaño con forma de polígono irregular. A finales del siglo XVII, la población gaditana había alcanzado los cuarenta mil habitantes y demandaba nuevos espacios donde construir alojamientos.

La actividad económica de este siglo se basó en el comercio marítimo, algo que incidió en el urbanismo de la ciudad. En la imagen vemos cómo los barcos son una parte importante de este tipo de relaciones comerciales, ya que aparecen en abundancia. Por esta razón, Cádiz estuvo vinculada desde antiguo a Italia, al Norte de África y, más tarde, con Canarias y América desde la edad Moderna.

Su auge se produjo con la incorporación de nuevas regiones a la corona hispánica, que favoreció que el comercio se trasladase a la ciudad de Cádiz. De esta forma la población aumentó considerablemente y, con ello, sus riquezas. De hecho, la importancia de Cádiz en el comercio americano fue tal que consiguió arrebatar el monopolio que disfrutaba Sevilla, con el traslado de la Casa de Contratación en el año 1717.

En  Cádiz, por todo lo comentando, se logrará combinar tanto lo militar como lo comercial de manera magnífica, sin apenas problemas, complementándose entre sí. Está relación fue decisiva en la Guerra de Independencia del siglo XIX, cuando la ciudad gaditana se convirtió en la cuna del liberalismo nacional y centro político donde se promulgó la constitución española

Para finalizar, comparando esta imagen con una actual, podemos observar que Cádiz ha tenido un gran crecimiento demográfico importante. Los cambios producidos en las últimas décadas han favorecido que la ciudad sea en la actualidad uno de los principales focos de atracción turística de la región. 

Tania Gómez

 

05/05/12

CÁDIZ (Anton Van der Wyngaerde, 1567)

El pintor flamenco Anton Van der Wyngaerde realizó en los años sesenta del siglo XVI una serie de dibujos de las principales ciudades de España, por encargo de Felipe II. Éste pertenece a una colección llamada “Las vistas de España ” y actualmente se encuentra en la Biblioteca Nacional de Viena (Austria).

La Bahía de Cádiz tenía un papel clave por su posición estratégica, ya desde época fenicia y romana, como atestiguan las riquezas arqueológicas de estas culturas halladas en la ciudad. Cádiz era el último puerto importante del mundo conocido durante la Antigüedad, y se convirtió en cruce de las grandes rutas de navegación. Es un puerto natural que principalmente tuvo funciones militares y comerciales y en él, se apoyaba la economía de la ciudad. Durante la Edad Moderna, adquirió tal importancia que terminó por arrebatar a Sevilla el monopolio del comercio americano, en 1717. Esta época de máximo esplendor se fundamentó también en su carácter de presidio militar, que obligó a las autoridades a cuidar permanentemente de su defensa. En estos aspectos se basan una topografía urbana peculiar y un crecimiento demográfico prácticamente continuo, que se tradujo en un aumento del espacio urbanizado más allá de los muros defensivos.

Lo primero en que debemos tener en cuenta cuando observamos la imagen de Wyngaerde, es precisamente dicha topografía. Entre Cádiz y la península hay una porción de tierra, un istmo que comunica con la Isla de León, siendo ésta la única vía de salida terrestre de la ciudad. Tras el istmo, nos encontramos con las murallas, que son el elemento urbano que convirtió a la ciudad en una fortaleza de primer orden. Ésta cuenta con una serie de puertas de acceso, como las emblemáticas Puertas de Tierra, fuera de las cuales quedaron los arrabales y la futura zona de expansión de la ciudad. En 1596 la fortaleza sufrió un saqueo e incendio por parte de las tropas anglo-holandesas del Conde de Essex pero, tras su reconstrucción a lo largo del siglo XVII, Cádiz pasó a ser inexpugnable frente a posteriores ataques.

Las funciones defensivas de Cádiz se manifiestan también en la construcción de otros castillos como los que se distinguen en la parte superior derecha de la imagen, que corresponden al Fuerte de Santa Catalina (la construcción militar más antigua de Cádiz) y al de San Sebastián (situado en uno de los extremos de la playa de la Caleta frente al anterior). Estos dos castillos servían de defensa a La Caleta, un puerto natural utilizado desde época fenicia. El tercer castillo es San Lorenzo del Puntal, que fue destruido en 1596 por los asaltantes británicos; se encuentra situado en una punta de tierra que estrecha el acceso al interior de la bahía, en el lado opuesto de ésta. Todas estas construcciones configuraron la estructura y la posterior evolución urbanística de la ciudad.

En la parte central de la imagen, nos encontramos con la zona medieval o ciudad vieja. La villa contaba con edificios de gobierno representativos de los tres poderes como eran el Castillo señorial, la Casa del Obispo y Santa María, la Iglesia Mayor. Fue edificada en tiempos de Alfonso X a partir de una fortaleza inicial musulmana y está  amurallada, existiendo una clara separación entre este núcleo medieval, que hoy se corresponde con el llamado Barrio del Populo y la población más moderna. La ciudad presenta en esta parte un trazado típicamente medieval que se caracteriza por su desorden e irregularidad, con las casas apiñadas.

A partir del siglo XVIII, la ciudad adquiere su aspecto actual, y ya en el siglo XIX abundan las calles de trazado rectilíneo y uniforme que delimitan manzanas cuadriculadas de considerable tamaño. Respecto al trazado urbanístico, hay decisiones políticas que incidirán en el desarrollo urbano de Cádiz. La más decisiva y trascendental fue fijar el centro de las relaciones comerciales de España con el Nuevo Mundo en la Baja Andalucía,  en concreto, en las ciudades de Sevilla y Cádiz. Así, el desarrollo urbanístico de la ciudad de Cádiz partió de la villa medieval, con un posterior crecimiento orientado hacia la bahía, en dirección noroeste, mientras que la zona de poniente es rural, en la que se sitúan algunas ermitas como Candelaria o Santa Catalina.

Con respecto a la urbe, se observan ciertos detalles como casas de una o dos plantas, con techos planos, sin tejas, algo característico de esta durante toda la Edad Moderna, en contraste con lo que será propio de Andalucía. A partir de 1596 siguió una gran actividad urbanizadora que consistió en sustituir caminos de tierra por calles, y huertas por manzanas de casas.

Desde el punto de vista militar, la ciudad tenía gran importancia ya que había un continuo tráfico de embarcaciones cuya principal misión era la “guarda del estrecho”, es decir, la vigilancia y protección constante del tramo costero comprendido entre la Bahía de Cádiz y Gibraltar con el fin de evitar las incursiones de corsarios y berberiscos. Este es el caso de la escuadra de las Galeras de España, que tenían su base en El Puerto de Santa María, los galeones y carabelas. Fueron utilizadas tanto para el comercio como de apoyo en la Armada. Los galeones españoles formaban el eje central de la Flota de Indias que alimentaba las arcas de la corona española con  mercancías preciosas. Los principales productos de este comercio eran los esclavos, que era el único comercio especializado, procedentes del norte de África, alimentos y especias de oriente  y mercancías preciosas (oro y plata), posteriormente artesanía y salazones.

El análisis de esta imagen nos permite, en resumen, apreciar los rasgos característicos de la ciudad de Cádiz en el siglo XVI: su emplazamiento insular y defensivo, su morfología urbana, sus funciones, sus actividades económicas, etc., que condicionaron de forma importante el urbanismo y la forma de vida de Cádiz a lo largo de su historia.

Rosa Delfín Rodríguez